EL ACUSADO NEGÓ LOS HECHOS

Víctima de abuso sexual declaró pero se retractó de todo lo que dijo

El fiscal y la asesora de Menores insistieron con el debate, que pasó a un cuarto intermedio.
miércoles, 12 de septiembre de 2018 · 04:00

En el ámbito de la Cámara Penal de Segunda Nominación, a puertas cerradas, comenzó a desarrollarse un debate por abuso sexual. Un hombre de 50 años llegó imputado por dos hechos de abuso, uno de ellos agravado. Como se trata de un delito de instancia privada y más aún intrafamiliar, se reservan los datos a fin de proteger a la víctima.

Fuentes consultadas por El Ancasti indicaron que en la primera audiencia, la víctima, una adolescente, se retractó. En tanto que el acusado, un hombre de 50 años y familiar de la víctima, también declaró y negó los hechos. El imputado está privado de la libertad desde hace un año y medio. El hecho se denunció en la Fiscalía de Belén.

Tras la declaración de la víctima, se presentaron tres testigos y entre ellos una amiga de la víctima. El testimonio de los testigos complicó la situación del acusado.

El imputado cuenta con el patrocinio de Guillermo Narváez y en representación del Ministerio Público Fiscal se encuentran el fiscal Gustavo Bergesio y la asesora de Menores Carolina Acuña Barrionuevo. El debate pasó a un cuarto intermedio hasta el viernes.

El abuso sexual infantil (ASI) es una de las formas de violencia extrema hacia niños, niñas y adolescentes. A fin de prevenir, los especialistas no solo recomiendan la implementación de la Educación Sexual Integral sino también fomentar en los chicos confianza para que ellos puedan expresarse con confianza y sin miedo. Los secretos crean un ambiente misterioso alrededor de las personas pero pueden tener consecuencias positivas o negativas dependiendo de cómo se sienta quien los guarda. Precisamente ésa es la clave para saber diferenciar los secretos buenos de los secretos malos y por ello se debe enseñar a los niños a identificar las emociones que siente al guardar un secreto. Cuando en la familia y la sociedad se enseña que los problemas deben mantenerse ocultos o a mentir, predisponen a los niños, niñas y personas vulnerables a ser víctimas de quienes ejercen el abuso y promueven los secretos malos.

Estudios afines al ASI indicaron que en Argentina se estima que uno de cada cinco chicos es abusado por un familiar directo. Para poner freno, la denuncia es fundamental y cualquier persona que sospeche que está ocurriendo una situación de abuso sexual puede denunciar. Los adultos, padres, docentes o vecinos de chicos y chicas sospechados de abuso también deben denunciar.

En relación con los silencios, advirtieron que a partir de los cinco años es posible enseñar a niños y niñas que si alguien les pide guardar un secreto, deben reportarlo con algún miembro de su familia o con quien se sientan en confianza para comunicar sus sentimientos. Es importante hacerles entender que los secretos son información o conocimiento que se reserva, es decir, se guarda de que otros los puedan saber.

Otras Noticias