EN 2015, LA JUSTICIA DE RECREO HABÍA TOMADO CONOCIMIENTO DE ESTE CASO

Se reactiva una investigación por un abuso sexual infantil

Apareció un informe que daba cuenta sobre el estado de vulnerabilidad de una niña de 12 años.
sábado, 04 de agosto de 2018 · 04:08

Hace tres años, “Anita” –nombre ficticio para resguardar su verdadera identidad- transitaba las últimas semanas de su embarazo. Tenía 12 años y vivía con su familia en Recreo, La Paz. El 15 de septiembre de ese año, la Fiscalía de la Sexta Circunscripción Judicial, con asiento en esa localidad lapaceña, había pedido oficios, a las autoridades del Hospital Liborio Forte. Había sospechas de un presunto abuso sexual infantil. Pese a la gravedad de lo ocurrido, en tres años no hubo acusados ni detenidos, pero sí un sospechoso. Recientemente, aparecieron pruebas y la investigación se reactivó. 


El Ancasti pudo acceder a un informe que detallaba cómo era la situación de “Anita”. En el primer renglón ya se advertía que se trata de una niña “en riesgo” y que había sospecha “de un abuso por parte de su padrastro, según vecinos y docentes, quienes manifestaron que observaron marcas en el cuerpo”. En esa oportunidad se pudo constatar que “Anita” estaba embarazada de cuatro meses. 


Los docentes de la escuela a la que asistía habían advertido los cambios corporales, desde hacía tiempo, y de “marcas en el cuello”. Uno de los hermanos de “Anita” contó que el padrastro “juega con ellos, dándoles besos en diferentes partes del cuerpo”. 


La situación de vulnerabilidad de “Anita” y de sus hermanos era evidente. El informe remarcó que los padres son ausentes en cuestiones relacionadas tanto con la higiene y la salud –los niños estaban con bajo peso- y la escolaridad; se notaba el ausentismo y el bajo rendimiento escolar. 


“Anita”, su mamá, su padrastro y sus seis hermanos vivían en una situación de “hacinamiento y promiscuidad”, en un rancho precario. El único ingreso económico era la Asignación Universal por Hijo y programas provinciales, detalló el informe. 


En septiembre de 2015, nació el bebé de “Anita”. Desde el Hospital recreíno se informó, a través de un oficio, a la Fiscalía que la nena había sido derivada, junto con su madre, a la Maternidad Provincial 25 de Mayo, de la Capital. Junto con la respuesta, se envió copia de la historia clínica de la pequeña paciente. 


Pese a este oficio por un posible abuso sexual, la madre de “Anita” no denunció. Según la mamá de esta niña, su hija de 12 años había comenzado una relación con un chico a quien no pudo identificar, pero que era menor de edad; se trataba de un ‘noviecito’ a quien solo había visto una vez y, por esta relación, la niña quedó embarazada. 


Al mismo tiempo, se aclaró que se trabajó en una causa paralela que afecta directamente a la familia de esta nena, quien desde hace años ocupa de manera ilegítima una propiedad. La niña vive con su familia en una casa usurpada y aunque se habría iniciado una causa civil, ningún organismo oficial dio una respuesta por esta niña ni por sus hermanitos más pequeños. Sin embargo, la comunidad recreína no está conforme y exigió una investigación. De acuerdo con el informe, el padrastro de la nena es el presunto autor de este abuso. Al mismo tiempo, cuestionaron a la asesora de Menores, Jorgelina Sobh, por no haber actuado en su momento. Hoy “Anita” tiene 15 años y apareció este informe con el que se podría activar una investigación. 


Al tratarse de una nena de 12 años, no hay consentimiento por parte de ella. Su condición de niña la pone en una situación de vulnerabilidad, que la expone para ser manipulable. Encaja con un posible abuso sexual infantil y la mayoría de éstas agresiones tienen que ver con ámbitos privados y, generalmente, son intrafamiliares.

Otras Noticias