REPERCUSIONES TRAS LA LIBERTAD DE UNA CONDENA POR EL “CRIMEN DEL MOTEL”

La viuda de Herrera quiere apelar la decisión de la Corte

Verónica Bordón aseguró que sus hijos, de entre cinco y 23 años, sufren por la muerte de su padre y, al mismo tiempo, pidió justicia.
jueves, 23 de agosto de 2018 · 04:12

No es justo”, dijo Verónica Bordón, la viuda de Jorge Mauricio Herrera, quien resultó ser la víctima fatal del ‘crimen del motel’. Su voz se sentía acongojada y, en más de una oportunidad, se quebró en llanto. El fallo de la Corte de Justicia que ordenó la libertad de Yésica Paola Ferreyra no sólo reavivó recuerdos, sino que también le generó tristeza. Verónica expresó que quiere apelar la decisión del máximo tribunal de justicia catamarqueño.

Por la muerte de su esposo en julio de 2016 en un motel de la ruta provincial Nº 1, en octubre del año pasado Ariel Leguizamón y Yésica Paola Ferreyra fueron condenados a prisión perpetua. Para la Cámara Penal de Tercera Nominación, ambos eran culpables del delito de “homicidio agravado por alevosía”.

Yésica Paola Ferreyra estaba en pareja con Leguizamón pero tras una ruptura comenzó una relación con Herrera, a quien conoció en 2015. Luego, Ferreyra volvió con Leguizamón, con quien tiene tres niños, con la idea de rehacer la pareja. Sin embargo, el recuerdo de aquella relación atormentaba a Leguizamón. Luego, vino la tragedia. La semana pasada, la Corte ordenó la libertad de la joven mujer al considerar que actuó “coaccionada” por Leguizamón en un contexto de violencia de género.

“Sabíamos que (Yésica Paola Ferreyra) había casado la sentencia pero pensamos que se iba a ratificar la condena, que iba a ser perpetua para los dos. Fui a la fiscalía para hablar con el fiscal Miguel Mauvecín y voy a apelar la decisión, que no es justa. Tengo seis hijos que viven llorando por el padre, pidiendo por él para que lo vuelvan a traer a la casa”, expresó.

Verónica se quebró pero continuó. Contó que se acercó a la Corte y que también habló con el fiscal Miguel Mauvecín, quien estuvo a cargo de la investigación del crimen. “Me habló y me explicó muy bien cómo viene la causa. Quiero justicia. Entiendo que es madre; yo también soy madre pero mis hijos nunca van a ver al padre. Comprendo muchas cosas, pero tampoco es justo que vengan a golpearte la puerta y te digan ‘tu marido está muerto’. Duele mucho”, comentó con un sollozo.

Sobre la apelación, reconoció que “tiene muchísimos gastos” y, al mismo tiempo, reconoció que no está en condiciones. “Por eso fui a hablar en la Fiscalía. No puedo solventar algunos gastos. El estudio del abogado Claudio Contreras –quien estuvo en la querella- siempre estuvo a disposición y le agradecí. Comprendo y respeto la decisión de los jueces pero desgraciadamente no estoy de acuerdo”, contó.

Verónica ahora es el sostén de la casa, con seis hijos de entre 23 y cinco años. Tiene una pensión y pudo ocupar el lugar que su marido dejó en la administración pública. “Es difícil. Es una lucha empezar de cero, para todo. Los chicos no entienden dónde está el padre”, dijo.

Con detalle, recordó que ayer se cumplieron dos años, un mes y un día del fallecimiento de su esposo. “Recién pude terminar de hacer los trámites de la AGAP. Pasaron más de dos años y recién pude ir. Me quedó una pensión mínima pero me quedó su trabajo y empecé de cero. Soy empleada administrativa. Doy gracias a Dios todos los días porque eso nos está manteniendo”, expresó.

Recuerdo
Durante el debate, en la instancia de alegatos, el abogado Claudio Contreras, en representación de la querella, se plegó al pedido del fiscal pero pidió que la pena sea cumplida en el penal. La querella solicitó que no se contemple cualquier pedido. Ferreyra había solicitado una prisión domiciliaria para estar con sus hijos.