Entre Ríos

Encontraron una nena a la madrugada, en pijama y perdida en la calle

Una hermana de siete años también había sido abandonada en la casa donde tenían que haber pasado la noche
martes, 8 de mayo de 2018 · 18:32

El domingo a las cinco de la madrugada, un matrimonio joven de la ciudad de Chajarí, provincia de Entre Ríos, regresaba a su casa en un auto después de una fiesta. Cuando llegaron a la avenida 1° de Mayo, entre Chile y Pellegrini, en el barrio Norte (foto), se toparon con una niña muy chiquita, vestida con pijama y llorando sin parar. No entendían qué sucedía.

La niña, llamada Milagros y de unos cuatro años, apenas esbozaba palabras entre sus sollozos. Dijo que estaba junto a su hermana en una casa y poco más.

Así, el matrimonio dio aviso de inmediato a la policía local, que no tardó en llegar al lugar y trasladó a la menor, desorientada, a la Comisaría 1°.

También se le dio aviso a Silvia Farías, la coordinadora regional del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (COPNAF), quien inició de inmediato el protocolo para intentar contactar a la familia de la nena.

"Toda la ciudad de Chajarí tiene unos 40 mil habitantes. Por eso, en los diferentes barrios ya se conocen todos. La policía empezó a investigar entre los vecinos de la zona y pudo dar rápidamente con el domicilio al que pertenecía", le explicó Farías al portal Infobae.

La historia adquirió aún más dramatismo cuando los agentes ingresaron a la casa, ubicada apenas a menos de cien metros del lugar donde fue encontrada Milagros. En el hogar se encontraba su hermana, de siete, cuya identidad no fue revelada.

"La chica más grande estaba durmiendo cuando la despertaron. No había ningún adulto en la casa. Como era de esperar, al ver a desconocidos se puso a llorar. Y explicó que era la casa de sus abuelos. Pero en ese momento no había ningún adulto en el hogar".

Los investigadores corroboraron que la menor de las hermanas había salido da la casa, cuya puerta estaba abierta, y caminó a la deriva durante varios minutos.

La hermana mayor también fue derivada a la comisaría, donde aguardó junto a la niña de 4 años la llegada de alguno de sus padres. Mientras las dos recibían asistencia de especialistas de la COPNAF y contención por parte de los presentes, Farías realizaba todo tipo de llamados telefónicos para poder contactar a los padres.

"Era difícil poder contactar a los padres. La niña más chica lloraba mucho y casi no podía hablar. Y la más grande, con siete años, tampoco disponía de las herramientas como para poder contactarnos con sus padres", afirmó Farías.

"Además, no habíamos tenido antecedentes de ningún tipo con esta familia. No estaban en nuestros registros, jamás los habíamos contactado por algún tipo de problemas internos entre ellos", agregó.

Después de realizar algunos llamados y dos horas más tarde del hallazgo de Milagros, la especialista en problemas familiares logró ubicar a la madre de las niñas.

"Cuando le comenté la situación, entró en un estado de negación esperable y absoluto. Me decía, 'Seguro hubo un error. Mis hijas están en la casa de sus abuelos, de mis padres. Se quedaron a dormir la noche allí'".

Una vez que le brindaron los datos a la madre y corroboró que efectivamente se trataba de sus niñas, entró en un estado de shock e incredulidad absoluto. En apenas media hora, se acercó al destacamento y se reencontró con sus hijas.

"Tanto ella como su marido trabajan de corraleros. Es muy común por esta zona. Son gente humilde y muy trabajadora. No entendían cómo pudo suceder algo así", reflexionó Farías.

La especialista advirtió que fue la primera vez que vivió un caso de esta naturaleza y aseguró que, una vez contactadas las menores con sus padres, ya se desentendieron sobre lo que pudo pasar con los abuelos.

En principio, especialistas psiquiátricos de la policía de Entre Ríos, analizan la posibilidad de realizar una entrevista con los abuelos para tratar de descifrar qué ocurrió en esa noche de sábado para domingo.

Fuente: Infobae.com

Otras Noticias