viernes 14 de junio de 2024
en el sur de la ciudad

Falleció un sacerdote al recibir una descarga eléctrica

El sacerdote murió en el acto. El obispo Luis Urbanc está en el lugar. Informe de El Ancasti TV

Por Redacción El Ancasti

Un accidente doméstico se registró en horas de la mañana en la zona sur de la ciudad en la casa que posee la parroquia de San Jorge.

Allí el sacerdote Raúl Contreras, de 50 años, sufrió una descarga eléctrica mientras manipulaba una impresora que estaba en una mesa metálica. 

El desgarrador relato de los chicos que eran ayudados por el cura Raúl Contreras

El sacristán Eugenio Rojas intentó asistir a Contreras y sufrió también una fuerte descarga. Está siendo asistido por el SAME.

Personal policial y de la Unidad Judicial Nº 6, trabajan en el lugar al igual que la empresa de energía EC SAPEM. 

Uno de los primeros en arribar fue el Obispo de la provincia, Urbanc junto al padre Pepe Díaz. 

Gran conmoción se vive en la zona de la Capilla donde anoche el padre había presidido un pesebre viviente. 

El obispo que se hizo presente en el lugar sostuvo que "no hay palabras para expresar el dolor. Hay que pedir al señor Dios que fortalezca a la familia y a la comunidad. El padre Contreras era un hombre entregado a su misión y con chicos que sufren problemas de adicción".

Los restos del padre serán velados en la Parroquia de su comunidad.

La comunidad del barrio San Jorge vive momentos muy tristes con esta pérdida sumado al fallecimineto en la madrugada de hoy de la vicedirectora del establecimiento educativo, Rosa Reartes. 

Una vida dedicada a la Iglesia

Tenía 50 años de edad, había nacido el 29 de septiembre de 1967. Era oriundo de la localidad de Rincón, departamento Pomán. Cursó sus estudios secundarios en el Instituto Nuestra Señora del Valle e ingresó al Seminario a los 13 años. Fue ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1997, por Mons. Elmer Osmar Miani.

Luego de ejercer su servicio pastoral en distintas comunidades de la Diócesis de Catamarca, actualmente se desempeñaba como párroco de San Jorge, con sede en el barrio homónimo en el sur de la ciudad capital. En esa comunidad realizaba una importante labor pastoral con los chicos con problemas de adicciones y sus familias, en el Hogar Jesús Buena Esperanza, que funciona en el salón comunitario del barrio Santa Marta. Allí aglutinaba a chicos de varios barrios de ese sector de la periferia sur de Capital, para brindarles contención junto con un grupo de voluntarios.

Antes de llegar a esta parroquia, brindó su servicio sacerdotal en la parroquia Nuestra Señora de Fátima, en la localidad de Fiambalá, departamento Tinogasta. También fue Vicerrector del Seminario Diocesano de Catamarca.

Actualmente era asesor de la Renovación Carismática Católica de Catamarca.

El Obispo Diocesano de Catamarca, Mons. Luis Urbanc, y sus hermanos sacerdotes del clero diocesano agradecen su ministerio sacerdotal y elevan una oración por el eterno descanso de su alma.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar