sábado 1 de junio de 2024
Chupasangre

Alternativas para el control sustentable de garrapatas en bovinos

Por primera vez en la Argentina, seleccionaron cepas fúngicas efectivas sobre distintos estadios biológicos de la garrapata común del ganado bovino. Con un 98 % de efectividad y bajos valores de impacto ambiental, un equipo del INTA identificó y caracterizó estos microorganismos para comprobar su acción acaricida y obtener una alternativa promisoria en el control de estos parásitos.

Uno de los problemas que afronta la ganadería actual, principalmente en la zona norte del país, es el tratamiento de las garrapatas en el bovino con acaricidas químicos disponibles en el mercado que presentan valores de resistencia altos e ineficacia del tratamiento farmacológico.

Por otro lado, la contaminación del ambiente a causa de los residuos de productos veterinarios utilizados se convierte en un factor adicional por el cual el equipo de especialistas del INTA Colonia Benítez –Chaco– y del Instituto de Microbiología y Zoología Agrícola –IMyZA– del INTA Castelar –Buenos Aires– ha trabajado en la búsqueda de nuevas herramientas más sustentables para el control y tratamiento de estos ectoparásitos.

Cepas

Por primera vez en la Argentina, en el IMyZA se seleccionaron cepas fúngicas de Beauveriabassiana, efectivas por sus propiedades y su capacidad para controlar el desarrollo en distintos estadios biológicos de las garrapatas del género Rhipicephalus (Boophilus) microplus. Los resultados obtenidos presentan posibilidades de uso para su control integrado, lo que representa una alternativa promisoria en el manejo y control de estos ectoparásitos en ganadería.

Julieta Posadas –investigadora del IMyZA del INTA– explicó respecto al procedimiento para el logro de este resultado, que “se aislaron cepas nativas provenientes de muestras de suelo de zonas endémicas de la Argentina para la garrapata Rhipicephalus B. microplus, como así también de hembras muertas de dicha plaga. Se estudiaron, además, cepas provenientes de la micoteca existente en el laboratorio de hongos entomopatógenos del Instituto de Microbiología y Zoología Agrícola”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar