Caída del consumo

La actividad económica cayó en marzo respecto de febrero

La actividad se frenó antes de la sequía y la corrida cambiaria. También retrocede el consumo
miércoles, 23 de mayo de 2018 · 09:04

La actividad económica en marzo, cuando aún no sufrió el impacto pleno de la sequía en el campo ni de la corrida cambiaria, ya mostró síntomas de desaceleración claros. En el tercer mes del año el Estimador Mensual de Actividad Económica mostró un leve retroceso de 0,1% respecto al mes anterior, algo similar a lo que había sucedido en febrero. El crecimiento interanual, que fue de 1,4%, también exhibió un freno. Los sectores que mostraron caídas más pronunciadas fueron dos: el agro por una floja cosecha de maíz y el rubro "otros servicios", lo que refleja una retracción en el consumo.

El indicador de la marcha de la actividad de marzo mostró un avance de 1,4% respecto al mismo mes del año pasado, por lo que el primer trimestre del año cerró con un crecimiento del 3,5%. Según destacaron desde el Ministerio de Hacienda, este es el séptimo trimestre trimestre consecutivo de crecimiento en la actividad, según análisis de baenegocios.com

Algunos sectores, de todas formas, ya mostraron caídas que tiraron hacia abajo el índice y que reflejan un freno en la actividad. Por un lado, el agro retrocedió 5,5% por la cosecha de maíz (aún no impactó de forma completa la sequía que afectó la cosecha de la soja) y el rubro "otros servicios", que cayó 1,4%.

Para Santiago Bulat, economista de Orlando Ferreres, este último sector responde a que "cuando el salario real empieza a perder se empiezan a recortar gastos, esa puede ser una consecuencia. De hecho era un rubro que venía estable y no se lo puede atribuir a algún cambio de decisión de inversión hacia el dólar pero sí una caída del salario que esté llevando a eso", explicó. Algunos sectores incluidos en este rubro, explicó Bulat, serían servicios como peluquería o gimnasios.

Desde el mes que viene el agro sentirá de manera más notoria el impacto de la sequía, mientras que en los meses venideros podría reflejarse un golpe a la actividad por la corrida cambiaria, inflación, tasa de interés y Brasil. De acuerdo a un reporte de Ecolatina, "las perspectivas de expansión de la actividad en lo que resta de 2018 son magras. Dos elementos jugarán en contra del crecimiento y uno disminuirá su impulso: la sequía y la inestabilidad en el mercado cambiario y el menor crecimiento esperado de la economía brasileña".

Por eso, la consultora concluyó que "en este marco, estimamos que en 2018 la economía crecerá alrededor de 1,6%, lejos de la estimación oficial (3,5%).Pese a que el nivel de actividad lograría seguir creciendo por segundo año consecutivo, ubicándose 2,7% por encima de su pico anterior (2015), el PBI per cápita aún se ubicará apenas por debajo de su nivel máximo (-0,4%)".

Más de