Crimen de Anahí Benítez

Giro en un caso de femicidio: amiga entregadora y violación grupal

La investigación por el brutal asesinato de una adolescente de 16 años dio un giro inesperado.
lunes, 14 de mayo de 2018 · 20:51

La causa en la que se investiga el secuestro seguido de muerte de la adolescente Anahí Benítez podría dar un giro en las próximas semanas después de que la madre de la joven aportó un nuevo testigo que le explicó a la fiscal cómo fueron los días que ella estuvo cautiva y el rol que desempeñaron los por ahora dos detenidos que tiene la causa, Marcos Bazán y Marcelo Villalba.

La madre de Anahí, Silvia Pérez, contó que hace unos días un hombre tocó el timbre de su casa y le dijo que tenía algo para contarle. Inmediatamente lo hizo pasar y allí esta persona, según consignó el diario Clarín, le explicó que no se acercó antes debido a que tenía miedo de sufrir algún tipo de represalia. Durante un largo rato le explicó que a Anahí la habría entregado una amiga y que la joven fue drogada y violada por al menos cinco personas.

Por la cantidad de estupefacientes que le habían dado, sus captores pensaron que había fallecido después del abuso y casi llegan a enterrarla viva. Al ver signos vitales, contó que ellos procedieron a llevársela a la casa de Villalba debido a que quizás podía delatarlos si reconocía a alguno de ellos.

Después explicó que ante la relevancia mediática que tomó el caso optaron por asesinarla para intentar borrar toda evidencia. Sin embargo, por el uso de los canes entrenados de la policía bonaerense se pudo dar con los restos de Anahí, como también con el de dos de los detenidos.

El testigo ratificó todo lo que le dijo a la madre de Anahí ante la fiscal del caso, Fabiola Juanatey, que comenzó a indagar sobre los testimonios para poder dar con las otras personas que habrían participado del hecho. Pérez desde un principio declaró que fueron más que dos los partícipes en el homicidio de su hija. 

Entre los detalles que brindó este nuevo testigo se encuentran que el lugar de la violación habría sido a siete cuadras de la casa donde vivía Anahí y que, como se mencionó anteriormente, los participantes pensaron por la cantidad de droga Anahí había sufrido una sobredosis. Esa reconstrucción coincide con parte de lo acreditado hasta el momento en la causa, ya que cuando el ADN de Villalba fue hallado en el cuerpo de la adolescente, el acusado dijo: “Yo estuve con otra persona”. 

Anahí fue vista por última vez el 26 de junio de 2017. Una semana después su cadáver fue encontrado desnudo, con lesiones cortantes y contusas en el rostro y la cabeza, enterrado en la Reserva Natural Santa Catalina, un predio de 730 hectáreas en la vecina localidad de Llavallol y que la Policía rastrillaba con perros adiestrados.