Escapan de la crisis

La llegada de venezolanos a la Argentina creció 140% en 2017

Más de 27.000 se mudaron a la Argentina el año pasado, seis veces lo registrado en 2015.
lunes, 15 de enero de 2018 · 04:03

El trágico naufragio de balseros en el Mar Caribe ilustró hace días la desesperación de cientos de miles de venezolanos por escapar, como sea, de la crisis humanitaria que vive su país. Por agua, por tierra o por aire, una multitud viene huyendo hacia otras naciones en busca de un futuro mejor. Y eso produjo una corriente migratoria sin precedentes hacia la Argentina, donde la comunidad venezolana se volvió más grande que nunca.
Datos de la Dirección Nacional de Migraciones a los que accedió Clarín muestran que un récord de 27.075 venezolanos recién llegados se radicaron en Argentina en 2017, a un ritmo de 74 por día o de 1 cada 20 minutos.
Los que obtuvieron la residencia temporaria fueron un 140% más que 2016, cuando la habían tramitado 11.298. Además, casi se sextuplicó el registro de 2015 (4.698) y se multiplicó por 15 el de 2014, cuando solo se habían mudado al país 1.772 venezolanos, según el informe oficial.

Las cifras marcan un ritmo creciente y, para Vincenzo Pensa, presidente de la Asociación de Venezolanos en la Argentina (Asoven), la afluencia migratoria seguirá en alza: “Pienso que este año podrían venir unos 35.000 compatriotas", estimó. Es decir, 30% más que en 2017 récord.
Hasta hace seis años éramos una comunidad muy chica, pero en los últimos dos años eso cambió. Ahora muchos prefieren venir a la Argentina incluso antes de ir al Perú, donde nos reconocen más fácilmente los títulos universitarios. Y es porque acá es más fácil tramitar la permanencia transitoria”, explicó.

Asoven es una organización que ofrece ayuda y contención a los residentes venezolanos en Argentina. Algo clave para los recién llegados, que suelen enfrentar dificultades para instalarse. Muchos, al inicio, solo consiguen empleos en negro, en general en el rubro gastronómico. Y eso, por ejemplo, les complica conseguir un alquiler.

“Muchas familias llegan separadas. Primero viene uno y, a medida que mejora su condición económica, vienen los demás. Aunque en el último tiempo comenzaron a venir todos juntos porque en Venezuela no sabes qué va a pasar. Es una situación muy tensa e inestable”, dijo Pensa.
Eucarina Rodríguez y su marido, Eudo Vázquez, están entre los recién llegados, tras una travesía que incluyó viajar por tierra a Manaos para luego volar desde allí a Buenos Aires. Viven ahora en un hotel familiar en Belgrano y destacaron que acá por lo menos pueden "caminar por la calle".

"Allá no se puede salir de noche por la inseguridad", comparó ella, que es profesora de canto. Y adelantó: "Ahora quiero traer a mi hermana y a mi mamá, pero primero tenemos que establecernos bien”. Un primo cocinero, que llegó dos años antes, los ayuda todo lo que puede.
Para Cornelia Schmidt Liermann, diputada nacional (PRO) y presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, la venezolana "es la comunidad que más creció".

Otras Noticias