jueves 2 de febrero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
En el Parque Adán Quiroga

Miles de fieles mostraron su devoción a la Virgen del Valle

Según los registros oficiales, entre el 1 de diciembre y ayer ingresaron cerca de 140 mil personas a la ciudad. El cierre fue multitudinario.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Con el traslado de la imagen de la Virgen del Valle desde el altar levantado en el Parque Adán Quiroga hasta el lugar por donde pasarían sus fieles para homenajearla, acompañada por la imagen del Beato Mamerto Esquiú, ayer por la tarde se realizó el cierre de las festividades marianas.

El agobiante calor no fue impedimento para que una enorme multitud de peregrinos y devotos de la Madre dijera presente en una imponente manifestación de fe y amor. Así comenzó el desfile ante Nuestra Señora del Valle y el Beato Mamerto Esquiú de integrantes de parroquias, movimientos e instituciones eclesiales, organismos públicos, fuerzas de seguridad, agrupaciones gauchas, peregrinaciones de distintas provincias, misachicos, con sus respectivos estandartes o pancartas que los identificaban, portando imágenes de la Virgen y de sus santos patronos. Abundaron gestos que evidenciaban el amor filial de tantas personas que la saludaban con pañuelos, emocionadas, agradecidas, reconfortadas. Niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos fueron pasando frente a la Sagrada Imagen. Personas en sillas de ruedas, familias con bebés en brazos o en cochecitos, algunos arrodillándose frente a la Virgen y muchos con las cámaras de los celulares registraban estos momentos inolvidables.

17-2.jpg

Los rezos, cantos y meditaciones, que se escuchaban en todo el extenso óvalo del Parque, acompañaban este caminar de las delegaciones que transitaban por su perímetro.

Cuando restaban unos diez minutos para las 19 comenzó la Procesión con la Imagen cuatro veces centenaria de la Madre Morena, antecedida por la imagen del Beato Esquiú, y más adelante el obispo diocesano, Mons. Luis Urbanc, sacerdotes, religiosos y religiosas y seminaristas. Detrás de ella marchaban autoridades provinciales, encabezadas por el gobernador Lic. Raúl Jalil, los intendentes de Capital y de Fray Mamerto Esquiú, legisladores nacionales y provinciales, autoridades de las fuerzas de seguridad y pueblo en general.

Mientras tanto, usuarios de las redes sociales que transmitían la solemne procesión expresaban su amor a la Virgen, elevaban ruegos y muchos, desde distintos puntos del país, lamentaban no haber podido llegar a Catamarca para estar junto a Ella.

17-3.jpg

En el comienzo de su mensaje, Mons. Urbanc se refirió a los peregrinos que llegaron a los pies de la Madre caminando, en bicicleta, en silla de ruedas… “Escucha, por favor, sus ruegos; otórgales las gracias que necesitan para fortalecer la fe y la esperanza y reavivar el amor. Que vuelvan alegres y serenos a sus hogares y que los suyos estén bien”, expresó.

Luego pidió por una abundante lluvia, tan necesaria en estos días.

Tras su mensaje, entre vivas y cantos, pañuelos y banderas flameando, corazones palpitantes y lágrimas de emoción por el encuentro con la Madre, la Imagen fue llevada hasta su camarín donde recibe el cariño permanente de sus hijos.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
un padre fue a comprar ibuprofeno para su hijo y le vendieron viagra

Te Puede Interesar