lunes 22 de julio de 2024
y afines

Hoteleros y gastronómicos piden la inmediata apertura del Turismo

Por Redacción El Ancasti

A 8 meses del inicio de la cuarentena decretada por el Gobierno nacional, a causa del COvid-19, los hoteleros, gastronómicos y afines solicitan la urgente apertura del turismo.

“Resulta absolutamente incomprensible la aislada y contumaz actitud del gobierno de Catamarca que, precisamente en relación a una actividad económica que, como ninguna otra, requiere claridad y previsibilidad, oscila entre los increíbles dichos del ministro del área acerca de que el turismo recién sería posible en alguna fecha incierta del año que viene y otras voces oficiales que juegan a la ruleta rusa de fechas anteriores o posteriores a la fiesta de la Virgen del Valle, o de Navidad, o de Año Nuevo”, remarcaron.

No hay razones que justifiquen mantener alambrados la provincia y los municipios, el cierre es innecesario

Desde la Cámara hotelera también sostuvieron que cuentan con todos los protocolos certificados y probados; y que están debidamente preparados para actuar con la responsabilidad que la situación requiere.

El sector hotelero y gastronómicos fue de los más golpeados durante este tiempo de pandemia. Varios locales tuvieron que cerrar sus puertas y dejar a sus empleados sin trabajo. 

Pedido 
“A causa de las sucesivas cuarentenas impuestas por las autoridades con motivo de la pandemia del Covid19, en la Provincia de Catamarca la actividad de hoteleros, gastronómicos, agentes de viajes, guías, transportistas, bodegueros, artesanos y comercios
vinculados a la actividad turística, es prácticamente la única actividad que se mantiene paralizada desde hace ocho meses y medio, con el evidente efecto devastador en los ingresos, endeudamiento, cierre, desocupación y salud física y psíquica de empresarios, emprendedores y trabajadores del sector. Atento a la evolución de la situación sanitaria, el Gobierno Nacional, no sólo flexibilizó su postura devolviendo a los gobiernos provinciales la autonomía decisoria, sino que también reglamentó la ley de sostenimiento y reactivación productiva de la actividad turística; lanzó el programa “Previaje” con un 50% de descuento para los servicios contratados con anticipación y otras medidas de promoción y apoyo del turismo; paulatina pero decididamente, está recuperando la conectividad de los transportes terrestres, aéreos y fluviales y autorizó el esquema básico de los protocolos necesarios para que la reactivación del turismo sea compatible con la continuidad del combate al flagelo. Recuperando su capacidad decisoria y aprovechando ese impulso nacional, prácticamente todas las provincias y municipios argentinos en el acto decidieron abrirse al turismo internacional, nacional e interno, poniendo inmediatamente en marcha no sólo los protocolos
específicos para cada sub-actividad, sino también acciones gubernamentales e incentivos y medidas de promoción y apoyo al sector privado –teniendo en cuenta las particularidades de lugares y tiempos- para el aprovechamiento de la temporada ya en curso, con la finalidad inmediata y mínima de empezar a solventar los costos y paliar la profundización del proceso de parálisis, desmantelamiento y quiebra que una cuarentena tan severa y prolongada ha producido de modo muy especial en nuestro sector. Sin ir más lejos, en nuestro Noroeste ya se están implementando acuerdos interprovinciales de aprovechamiento coordinado de los circuitos y en muchos lugares turísticos de Córdoba y otras provincias ya están agotadas las reservas.
En ese favorable y oportuno marco nacional y regional, resulta absolutamente incomprensible la aislada y contumaz actitud del gobierno de Catamarca que, precisamente en relación a una actividad económica que, como ninguna otra, requiere claridad y
previsibilidad, oscila entre los increíbles dichos del ministro del área acerca de que el turismo recién sería posible en alguna fecha incierta del año que viene y otras voces oficiales que juegan a la ruleta rusa de fechas anteriores o posteriores a la fiesta de la Virgen del Valle, o de Navidad, o de Año Nuevo. No hay razones que justifiquen mantener alambrados la provincia y los municipios, el cierre es innecesario. A esta altura de la experiencia mundial de lucha contra esta pandemia es insostenible pretender seguir planteando incompatibilidad alguna entre “seguridad sanitaria y economía”, mucho menos la amenaza del absurdo “vida o muerte”. Todos los días refleja la prensa múltiples y nuevas manifestaciones sociales de una “desobediencia civil” ya imparable para los controles e intentos represivos de un estado que debiera demostrar eficacia en otras cosas ante la gravedad de la situación. Es que, afortunadamente, para muchos ciudadanos ya no se trata solamente de recuperar trabajos e ingresos, sino también de  preservar la salud psíquica de niños, jóvenes y mayores frente al encierro y la dignidad y las libertades constitucionales frente a las actitudes discrecionales, autoritarias e ilegales de gobiernos provinciales y municipales, imposibles de corregirse oportunamente por decisiones de las superiores instancias del poder judicial, que siempre llegan tarde, cuando los perjuicios son ya irreparables. Tenemos todos los protocolos certificados y probados; estamos debidamente preparados para actuar con la responsabilidad que la situación requiere. Pedimos al Sr. Gobernador la apertura inmediata de Catamarca al turismo interno y nacional; una apertura cierta, con la previsibilidad necesaria para que nuestra actividad pueda empezar al otro día a dar los pasos necesarios para aprovechar la temporada ya en curso. Y, si fuera posible, pedimos también que el gobierno haga los acuerdos regionales y con el gobierno nacional, implementando con urgencia todas las medidas y ayudas necesarias para evitar el quiebre definitivo de nuestra actividad. "

 

Seguí leyendo

Te Puede Interesar