miércoles 28 de febrero de 2024
Editorial

Una nueva y peligrosa grieta

Una de las propuestas de Sergio Massa durante la campaña fue la de acabar con la grieta...

Una de las propuestas de Sergio Massa durante la campaña fue la de acabar con la grieta política que divide a los argentinos entre kirchneristas y antikirchneristas o entre macristas y antimacristas, entendiendo que, como se vive recalcando desde hace mucho tiempo, ése es el deseo de la mayoría de los ciudadanos. El claro triunfo electoral de Javier Milei pulverizó esa promesa y puso en crisis aquella interpretación respecto de que la unidad nacional es una prioridad para la inmensa mayoría de los argentinos.

Es que Javier Milei ejecutó durante la campaña, aun en su versión más moderada, un discurso que llevó la dicotomía al paroxismo. Por ejemplo, discriminando a “los zurdos” de la “gente de bien”. Una nueva y peligrosa grieta.

En el último año se ha observado un incremento muy evidente de la violencia política. La simbólica, pero también la explícita, representada de un modo claro con el intento de asesinato de la actual vicepresidenta Cristina Kirchner. La propia imagen del presidente electo con una motosierra incurre en una metáfora muy agresiva.

La intolerancia se ha esparcido peligrosamente, tal vez porque la irrupción de la derecha más extrema, al punto de alcanzar el poder por el voto popular, no tiene antecedentes en la historia argentina.

El gobierno que asumirá en poco más de dos semanas practicará un durísimo recorte del gasto público, lo que anticipa un avance sobre derechos, poda de ingresos, despidos y, por lo tanto, una fuerte tensión social. Hoy más que nunca se requiere diálogo, consenso, prudencia, debate sobre políticas estratégicas.

En ese contexto, las declaraciones del expresidente Mauricio Macri en un canal de televisión han generado más preocupación que sosiego. Advirtió sobre eventuales conflictos en las calles entre “los jóvenes” que apoyan al líder libertario y “los orcos” que podrían salir a protestar por el ajuste que propone La Libertad Avanza. Los orcos, según “El Señor de los Anillos”, son humanoides de apariencia terrible y bestial. En este caso, la gente que saldría a protestar.

“Los jóvenes no se van a quedar en casa si estos señores empiezan a tirar toneladas de piedras. Van a ir a defender su oportunidad. Ellos van a tener que medir muy bien los orcos cuando quieran salir a la calle a hacer desmanes”, dijo concretamente.

Las diferencias en política no son solo posibles, sino también deseables. La democracia es pluralismo y libre debate de las ideas. La mayoría de los votos concede legitimidad, pero no es una carta blanca para ejecutar políticas que afecten la vida de millones de personas. La protesta social, que debe ser pacífica, es un derecho constitucional. La violencia política, como cualquier otro tipo de violencia, la física, la verbal, la proferida por dirigentes desde los medios de comunicación, no debe formar parte de la agenda de los argentinos.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Religioso. Rogelio Suárez.

Te Puede Interesar