viernes 16 de febrero de 2024
Fundamentos por "lesiones graves"

Una agresión que estuvo motivada por un conflicto anterior

A principios de mes, Gustavo Alfredo “Macho” Varela fue condenado, en un juicio abreviado, a la pena de cuatro años y seis meses de prisión. En la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Primera Nominación estaba prevista la audiencia de admisión de evidencia para un juicio por jurados por “homicidio simple en grado de tentativa”. En esta oportunidad, las partes presentaron acuerdo para llevar a cabo una causa a juicio abreviado.

El juez Mauricio Navarro Foressi fue el juez director. El Ministerio Público Fiscal fue representado por la fiscal del caso, Gabriela De Marcos, y el fiscal de Cámara, Miguel Mauvecín. En tanto que Varela contó con la asistencia del abogado Juan Pablo Morales en la defensa.

En el marco del acuerdo entre las partes, se estableció el cambio de carátula por el delito de “lesiones graves”. A la vez, pidieron una condena de cuatro años y seis meses de prisión. Según se precisó, el cambio de imputación se basó en que no se lograron reunir los elementos que prueben el dolo de matar del imputado. Finalmente, el magistrado hizo lugar al acuerdo. De esta manera, halló culpable a Varela en el delito de “lesiones graves” e impuso la pena de cuatro años y seis meses de prisión efectiva. También, lo declaró reincidente debido a sus antecedentes penales computables. La gresca por la que respondió el penado sucedió a mediados de noviembre de 2021 en el populoso barrio Eva Perón, en la zona norte de la Capital.

De acuerdo con los fundamentos, a los que El Ancasti pudo acceder, quedó acreditado que la víctima se hizo presente en un domicilio. Golpeó la puerta y fue atendido por Varela. Al verlo, sin mediar palabras, le lanzó golpes de puño. La víctima retrocedió hasta el patio interno delantero. Luego, Varela extrajo de entre sus ropas un elemento cortopunzante (posiblemente y como se conoce en la jerga delictiva “una espadita”) y le asestó a Jaime un puntazo en la zona torácica y varios otros puntazos en distintas partes del cuerpo.

“Quedó acreditado con la prueba debidamente incorporada a debate que la acción desplegada por el imputado, agrediendo físicamente con el elemento cortopunzante a la víctima, estuvo motivada por una clara intención de causar un daño. Existía entre ambos un conflicto anterior suscitado ese mismo día en horas de la madrugada. Varela logró su cometido, ocasionando un detrimento físico en la persona de la víctima”, remarcó el acusado.

Además, se valoró el testimonio de la víctima. Para el juez, fue “contundente” para acreditar que el hecho existió y que Varela es responsable. “Identifica a Varela, a quien refiere conocer solo por su apodo ‘Macho’. Lo conoce del tiempo que ambos estuvieron en el Servicio Penitenciario. Su testimonio se ve plenamente corroborado por los testigos que se encontraban en el mismo domicilio y que pudieron presenciar lo ocurrido, algunos con más precisiones, quien además pudo escuchar la pelea previa que existió entre la víctima y Varela durante la madrugada y el estado agresivo y ‘sacado’ en que se encontraba Varela cuando llevó a cabo el ataque contra el herido”, señaló.

Para el magistrado, la existencia de la pelea previa entre ambos puede inferirse también no solo de lo afirmado por los testigos sino de la inspección corporal practicada en la persona de Varela, que señala la existencia de lesiones varias, las que tienen una data de 24 y 48 horas de evolución. Las lesiones sufridas por la víctima y el riesgo de vida que experimentó como consecuencia de la gravedad de aquéllas también se encuentran corroboradas.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar