viernes 12 de abril de 2024
Editorial

Un razonable punto intermedio

El Gobierno británico anunció que prohibirá el uso de los teléfonos móviles en las escuelas, en consonancia...

El Gobierno británico anunció que prohibirá el uso de los teléfonos móviles en las escuelas, en consonancia con una recomendación de la Unesco para mejorar el rendimiento escolar. Si bien son muchos los colegios o los profesores que en ese país, y en todos los países, incluido Argentina, ya están prohibiendo el uso de los celulares en los establecimientos educativos, o en determinadas clases, es la primera vez que un país lanza un plan tan amplio e integral en ese sentido. La prohibición rige incluso durante los momentos de descanso.

El tema es motivo de ardorosos debates entre los que están a favor y en contra del uso del celular en los primeros niveles de la educación formal. Ambas posturas tienen una parte de razón.

Los prohibicionistas enfatizan el impacto negativo del uso de teléfonos móviles en el rendimiento educativo y el bienestar de los estudiantes. Entre los problemas que se mencionan están el acoso en línea, la distracción y la interrupción en el aula. El ministro de Educación británico, Gillian Keegan, argumentó que las escuelas son lugares para aprender y los teléfonos móviles son, como mínimo, una distracción no deseada en el aula. Estamos proporcionando a nuestros maestros las herramientas para tomar medidas que ayuden a mejorar el comportamiento y permitirles hacer lo que mejor saben: enseñar”.

El informe de la Unesco, conocido el año pasado, señala que las notificaciones entrantes o la mera proximidad de un dispositivo pueden ser una distracción para los estudiantes, haciendo que pierdan la atención en la tarea que tienen delante. Menciona también que el uso de los dispositivos lleva a que los alumnos se involucren en actividades no relacionadas con el ámbito educativo, lo que afecta su capacidad de recordar y comprender información.

Los que están a favor de la utilización de los teléfonos móviles en el ámbito educativo consideran que son herramientas tecnológicas que, bien utilizadas, pueden contribuir positivamente en el proceso educativo. Permiten el acceso a gran cantidad de información, muy variada además, a través de internet. Los chicos, además, aprenden el manejo de las nuevas tecnologías aplicada a fines educativos, ayudados por los docentes pero también por aplicaciones y programas específicamente diseñados.

Es preciso buscar un razonable punto intermedio entre la prohibición absoluta y la permisividad total. La prohibición absoluta excluye totalmente el aporte de las nuevas tecnologías contenidas o disponibles en el dispositivo móvil al proceso educativo durante las horas de clases. La permisividad total propicia que los efectos más dañinos del uso intensivo del celular interfieran en la atención de los estudiantes y por lo tanto perturben el proceso de enseñanza-aprendizaje.

De modo que tal vez lo ideal sea aceptar el uso de los dispositivos móviles en la escuela, pero solo en la medida en que aporten al proceso educativo, vedando usos que no se relacionen con la actividad escolar. n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Investigación. Ei fiscal Guillermo Marijuan denunció las irregularidades.

Te Puede Interesar