miércoles 10 de abril de 2024
Juicio al cura Renato Rasgido

"Tu voz retumbará con tus verdades que no podrán dejar de escuchar"

La Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos de Argentina dedicó una sentida carta al denunciante.

A días de haber iniciado el debate en contra del sacerdote Renato Rasgido por abuso sexual, la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos de Argentina publicó una carta emotiva, dedicada al sobreviviente que denunció al religioso.

En el texto, recordaron la llegada del denunciante a la red, que sucedió en el año 2021. Además, hicieron énfasis en lo que se espera que ocurra el martes de la próxima semana: la declaración de la presunta víctima ante el Tribunal de la Cámara Penal Nº 2.

“Hasta hoy (por el miércoles pasado) lograron que no declarés. El martes será tu día. Tu voz retumbará en el recinto, con tus verdades que no podrán dejar de escuchar. Será un quiebre, una bisagra en tu vida, para quienes te apoyamos, para toda la Red, para la sociedad y para el Tribunal”, señalaron.

En otra instancia, mencionaron que el hombre que acusó a Rasgido se sumó a la red “partido con dolor de años, con tu dolor a cuestas, con tu niña bebé de meses, el amor más puro que te sostiene hasta acá”.

También remarcaron que pasó por “situaciones límites” y consideraron que en la actualidad está atravesando el juicio “mucho más fortalecido”, enfrentando a quien lo “agredió de la manera más tremenda y llevándolo al banquillo”.

“Podrán hacer mil malditos malabares jurídicos. A eso dedican su vida y sus saberes quienes defienden a abusadores, a dilatar y a revictimizar. Pero no solo tenés a tu hijita y todo el amor de esta red, sino a una sociedad crítica que te acompaña, que te espera en la puerta, con periodistas comprometidos con nuestra lucha”, resaltaron.

Por último, le pidieron que permanezca tranquilo porque la verdad está con él, en su voz, en su cuerpo, en sus emociones y eso no podrá ser cuestionado por nadie. “Siempre con vos y... ¡¡¡Que suene a victoria!!! Abrazo colectivo siempre. Abrazo de Red, enredados en la vida y en el amor fraternal”, escribieron para despedirse.

Juicio

El jueves 15 de febrero, comenzaron a juzgar a Rasgido por varios hechos de abuso sexual. El debate se está desarrollando en la Cámara Penal Nº 2. El Tribunal está integrado por los jueces Miguel Lozano Gilyam, Silvio Martoccia y Mauricio Navarro Foressi. El fiscal Augusto Barros representa al Ministerio Público Fiscal (MPF). La abogada Silvia Barrientos es querellante en la causa y el letrado Luciano Rojas asiste a Rasgido en la defensa.

Rasgido está acusado por “abuso sexual simple agravado en concurso ideal con corrupción de menores” y dos hechos de “abuso sexual con acceso carnal agravado en concurso ideal con corrupción de menores”, ambos “agravados por su condición de ministro de un culto religioso”.

El cura fue denunciado por la madre del sobreviviente en una comisaría del departamento Andalgalá, en marzo de 2014. Fue la primera causa de abuso sexual eclesiástico en la provincia. Con este juicio, Rasgido se convirtió en el segundo sacerdote en sentarse en el banquillo de los acusados en Catamarca.

Desde el arranque, el debate estuvo marcado por planteos de la defensa de Rasgido. Solicitaron que se lea el requerimiento de citación a juicio, que consta -aproximadamente- de 260 páginas; una nulidad porque no estuvo el defensor particular designado por el cura para la Cámara Gesell realizada al denunciante y, que en su reemplazo, se había designado un defensor oficial; y otra nulidad por “falsa fundamentación”. Los dos pedidos de nulidad fueron rechazados por el Tribunal. Actualmente, están en cuarto intermedio. El martes de la semana venidera tendrá continuidad. Se espera que, ese día, el denunciante dé a conocer su versión de los hechos ante los jueces.

En diálogo con Mañana Central, por El Ancasti FM 98.5, el defensor Rojas consideró que “no hay elementos de prueba que sostengan la responsabilidad (de Rasgido) en un hecho que tampoco está acreditado”.

Para Rojas, el debate es un “juicio simbólico”. Al mismo tiempo, cuestionó cierta desventaja para su defendido por estas condiciones. “Para mí estamos en un juicio simbólico, más allá de que todas las circunstancias coyunturales que rodean la versión del denunciante son negadas una y otra vez, contradichas. Estamos sostenidos por una presión social: la sociedad toma un prejuicio en atención a la entidad del delito que se le reprocha al imputado. Toma una posición y a partir de ahí, al parecer, el Tribunal y los órganos jurisdiccionales en este y otros casos similares entienden que debe haber un menor análisis de la evidencia concreta”, sostuvo.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar