sábado 22 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Pasaron 10 años

Su pareja se llevó a sus hijos y pudo reencontrarse con ellos

En agosto, uno de sus hijos apuñaló al padre para defender a su hermanito de un abuso. Así se conoció el caso.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
5 de diciembre de 2021 - 00:07

Debieron pasar 10 años y una tragedia para que una mujer pudiera recuperar el vínculo con sus hijos. En 2011, el padre de sus cuatro hijos –niños de dos a 10 años-, los llevó al sur argentino. Desde entonces, esta mujer comenzó un peregrinar por los pasillos judiciales pero no obtuvo respuesta. Sin recursos y sin una familia que la contuviera y apoyara, solo sentía que debía esperar a tener una respuesta de la Justicia.

Instalado en el sur con los cuatro niños, el hombre continuó con su vida. En 2015 inició una relación con una mujer que tenía dos hijas. Este hombre abusó de las dos niñas al año siguiente. Por estos hechos, fue denunciado y condenado a tres años de prisión en suspenso.

En mayo último, solicitó una audiencia para pedir la libertad condicional. La Fiscalía se opuso; este hombre no había terminado con el tratamiento psicológico impuesto para cumplir las reglas de conducta que se le impusieran en la condena, se fundamentó. Sin embargo, el juez Martín Ernesto Cosmaro hizo lugar al pedido de la defensa. Así, se dio por cumplida la condena.

En las primeras horas del martes 10 de agosto, el chico de 16 años se presentó en la Comisaría que quedaba a 500 metros de su casa. “Maté a mi papá”, confesó a los policías que estaban de guardia pero lo hizo para “defender” a su hermanito de 12 años “porque quería abusar de él”. Contó que lo mató de una puñalada en el pecho, utilizando un cuchillo que tenía una hoja de aproximadamente 20 centímetros. El cuerpo fue encontrado por la Policía en el living de la casa. También hallaron varias latas de cerveza vacías y un celular.

El fiscal Martín Cárcamo consideró que el ataque "podría encuadrarse como legítima defensa", en medio de la situación de violencia y vulnerabilidad en la que vivían los chicos. El hecho encendió las alertas. Se supo cómo habían llegado esos niños a esa provincia y que había una madre que desde que se los arrebataron esperaba reencontrarse con ellos.

Conocida la noticia, la mujer pidió ayuda para poder reencontrarse con sus hijos y poder recuperar el vínculo. La Secretaría de Mujer, Género y Diversidad y la Municipalidad de la Capital intervinieron y realizaron las gestiones pertinentes. De a poco se realizaron las gestiones para trabajar en la revinculación. Días pasados, la madre pudo viajar y tras una larga espera de 10 años, pudo abrazar a sus hijos, quienes la estaban esperando.

Un engranaje

“En este caso se pueden ver claramente dos cosas: en Catamarca una madre violentada institucionalmente por una Justicia sin perspectiva de género que le ‘entrega’ los niños a un violento y abusador hace 10 años y su peregrinar por recuperarlos todos estos años. Por el otro, en Chubut los Sistemas de Protección hacia los niños fracasaron ante situaciones como ésta porque la escuela y el sistema de salud tendrían que haber estado viendo lo que pasaba. Hay protocolos que establecen eso y acá teníamos a un perverso que tenía la guarda de sus hijos y que le daba placer golpearlos y nadie vio nada”, consideró María Carrizo, referente de esta Secretaría.

Además, la titular del área advirtió si los adultos no denunciaron estos hechos, en gran medida se debe a la naturalización de la violencia, que no se considere a los niños como sujetos de derecho y a una Justicia que no los ve como personas tampoco. Para la secretaria, este caso deja al desnudo “un sistema incapaz de dar una respuesta a una situación límite que estigmatizó a la madre y negó su testimonio”.

“Esperamos que esta revinculación sea amorosa y que los chicos puedan tener una nueva vida y que todos sus derechos puedan ser restituidos. Es una decisión política de nuestra Secretaría acompañar este tipo de casos. Luchamos para que el sistema sea otro; necesitamos que se deje de invisibilizar a las víctimas”, expresó.

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar