jueves 15 de febrero de 2024
Crimen del ministro de Desarrollo Social

"Siento que mi papá está solo, que se olvidaron de él, que no es nada"

Para Natalia Rojas, hija del funcionario, hay quienes se hicieron los "desentendidos" en la causa.

El martes 21 de noviembre, Natalia Rojas arribó al edificio del Juzgado de Control de Garantías y presenció la audiencia de recusación en contra del fiscal de Instrucción Nº 5, Hugo Costilla, quien investiga el homicidio de su padre, el ministro de Desarrollo Social, Juan Carlos Rojas.

Natalia estuvo acompañada por el abogado querellante, Iván Sarquís, quien representa a los hijos de la víctima. En la audiencia, ella escuchó los fundamentos del investigador Costilla, del letrado Sarquís y se mantuvo en silencio.

Luego de una hora, el tiempo aproximado que duró la audiencia que dirigió el juez de Control de Garantías Nº 3, Lucas Vaccaroni, Natalia cruzó por la puerta de ingreso del edificio y expresó el malestar que siente porque considera que se olvidaron de su padre.

“Yo estoy devastada. No puedo entender que no se haya avanzado en nada, que todos se hayan hecho los desentendidos, que nadie se acuerde de mi papá. Tantas amistades, tanto querer, tanta fidelidad que tenía mi papá hacia ellos y no tenemos nada. Siento que mi papá está solo, que se olvidaron de él, que no existe, que no es nada. Realmente no puedo más”, aseguró en diálogo con la prensa.

Natalia, además, planteó que pronto se cumplirá el primer aniversario del crimen de “Rojitas” y “seguimos con las mismas hipótesis, seguimos con los mismos imputados (por Silvina Nieva), no hay un avance cierto. Creo que es una falta de respeto para mi papá, para nosotros, para mi hermana que al momento no tengamos absolutamente nada de certeza”.

Por otra parte, mencionó que todavía no pudieron recuperar la casa de Juan Carlos, ni los dispositivos electrónicos que les secuestraron a la familia en el marco de la investigación.

“No sé si están esperando que se cumpla un año, no sé qué tanto miedo tienen de entregar los aparatos. No sé que tienen los aparatos. ¿Qué hay ahí que tienen miedo? No lo entiendo. No hay ningún motivo para que los sigan reteniendo”, añadió.

Por último, ese día indicó que todavía no recibieron los informes de la apertura de los dispositivos y remarcó su interés por “ver que haya un avance” en la pesquisa para el esclarecimiento del caso.

La pesquisa por el asesinato de Rojas continúa desarrollándose. Según indicaron fuentes judiciales, el fiscal Costilla ordenó que se realice una junta médica para intentar determinar cuál fue la mecánica de la muerte que sufrió Rojas. La medida se llevó a cabo el viernes 24 de noviembre, en la provincia de Buenos Aires. Para esta pericia, se analizaron los dos informes de autopsia del cuerpo de Rojas, además de los estudios anatomopatológicos y otros que obran en el expediente. Una vez que los peritos tengan los resultados de la junta médica, elevarán un informe al fiscal Costilla.

Rechazo

El jueves 23 de noviembre, el juez Vaccaroni no hizo lugar a la recusación que había planteado la querella en contra del fiscal Costilla. Con esta resolución, Costilla sigue dirigiendo la pesquisa. En la audiencia de recusación, la querella ofreció como prueba una conversación grabada en donde, a criterio de esa parte, quedaría “evidenciado” que el secretario adjunto de UTHGRA, Crisanto Jayme, poseía información acerca del devenir investigativo de la causa. Y que esa información habría sido “otorgada” por el fiscal a Barrionuevo y por éste a Jayme.

Costilla, según la querella, en tenor a los audios aportados, habría sido “nombrado” por Barrionuevo para hacerse cargo de la investigación atento al apartamiento del fiscal de Instrucción Nº 2, Laureano Palacios, de acuerdo con lo que fundamentó Vaccaroni.

El juez consideró que de aquellos audios “no surge ninguna constancia seria y objetiva que dé cuenta que el fiscal haya brindado o más bien ‘filtrado’ información sobre el estado de la causa”. En este sentido, añadió que la “prueba” ofrecida por la querella “en nada corrobora una situación de parcialidad por parte del fiscal. La prueba ofrecida no resulta ser seria, objetiva e independiente a efectos de acreditar los extremos de las acusaciones formuladas por la querella particular en contra del fiscal para evaluar su apartamiento”.

Vaccaroni remarcó que “no resulta razonable, como sostiene la querella, llegar a la conclusión de que porque Jayme ‘posea’ o más bien ‘diga poseer’ determinada información (por él o por intermedio de Barrionuevo) acerca de la investigación de la causa, haga suponer que el fiscal haya sido el causante de ello, a efectos de favorecer a determinadas personas en detrimento de la parte querellante”. Por otra parte, puso énfasis en que el contenido de los audios “en nada prueba que el fiscal mantenga una conducta parcial en contra de la parte querellante y tampoco prueba que él haya sido el responsable de ‘filtrar’ tal información, la cual no es solo de dominio exclusivo del Ministerio Público Fiscal (MPF), sino también de la querella y de la defensa técnica (de Silvina Nieva, la única imputada del caso)”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar