martes 26 de julio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Apuntaron contra el circuito burocrático del estado

Se complica la situación de la obra pública por las demoras en pagos de certificaciones

La Cámara de la Construcción señaló que no hay precios de referencia para la obra pública. Además, el retraso en las liquidaciones perjudica al sector porque pierde con la inflación.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de julio de 2022 - 01:05

El presidente de la Cámara de la Construcción de Catamarca, Julio Córdoba, afirmó que la crisis económica que golpea al país agravó la situación del sector de la construcción en la provincia, principalmente el vinculado a la obra pública. En este sentido, indicó que a la falta de precios por la situación de incertidumbre que vive Argentina desde la renuncia del ministro de Economía Martín Guzmán se suman las demoras en el pago de los certificados de obras por parte del Estado. “Es muy difícil trabajar en este contexto y, más allá de los últimos acontecimientos, ya veníamos en un esquema bastante complicado. A la falta de precios se suma la falta de combustible, que impacta en el transporte del material, y la mora de los pagos por parte del Estado”, dijo en diálogo con la prensa.

El empresario afirmó que aunque se están licitando obras “no hay precios de referencia”; en esa línea dijo que “algunos proveedores con órdenes de compras ya acordadas y cerradas las han dejado caer”.

“Por suerte, tenemos el caso de Prevedello, que nos está acompañando y nos provee de materiales con listas de precios abiertas para que cuando esto se estabilice podamos pactar el precio. Esto nos permite salir del paso y no parar las obras, aunque no es lo idea porque no se puede trabajar sin saber lo que cuestan las cosas”, manifestó.

Córdoba afirmó que este panorama incierto está incidiendo en el normal desarrollo de las obras en la provincia. “Esto es una lástima porque la obra pública venía con un buen nivel de volumen”, manifestó y añadió que en este contexto de crisis “será muy difícil concretar los plazos previstos de las obras”.

Sumado a estos problemas, afirmó que “hay mucha mora” por parte del Estado. “Hay obras que tienen un avance importante pero que ni siquiera tienen el pago de anticipos financieros, que son los primeros desembolsos que se hacen para que las empresas puedan hacer las previsiones necesarias en cuanto a la compra de material y de esta forma paliar la inflación”, sostuvo.

Afirmó que “hay obras que se demoran seis meses hasta un año en el pago” y que la “famosa redeterminación de precios, que es una herramienta con la que las empresas pueden trabajar porque prevé ajustes de precios en función de la inflación, tampoco se paga”.

“Esto para el Estado es una deuda que no existe porque hasta que no se calcula la redeterminación y no se emiten los certificados, son compromisos que no son exigibles”, añadió.

El presidente de la Cámara de la Construcción afirmó que planteó el problema de las demoras ante las autoridades, sin embargo afirmó que “nos dicen que mañana te pago pero al final las cosas no se cumplen y no sabemos por qué”.

“A esta situación, nosotros la planteamos diariamente en forma institucional y a su vez cada empresa en forma particular. Muchas veces uno puede entender que no esté la plata pero a veces las demoras es por falta de gestión o burocracia”, aseveró y agregó: “Al Gobierno le planteamos una mejora en el circuito administrativo de los certificados que se podía reducir de 45 a 15 días sin menguar ningún control de parte del Estado, pero no hemos tenido respuesta y siguen los 45 días”.

Más adelante y por estas demoras en los pagos, consideró que “cuando se habla de financiación, si bien es Nación quien pone la plata, son las empresas las que financiamos la obra pública”, porque “más allá de que haya un plazo para el pago de los certificados, éstos, sin ninguna explicación, muchas veces son extendidos y las empresas terminan financiando los cortes de cintas”.

En cuanto a las partidas nacionales, afirmó que hay demoras en las rendiciones de cuentas que se envían a Buenos Aires por lo que “la plata está, pero no llega”. En ese marco y si bien consideró que todos los sectores involucrados “tendrían que estar trabajando en analizar cómo solucionar estos problemas, hay áreas en la administración pública que no están a la altura de las circunstancias”.

Finalmente y sobre el impacto de la crisis del sector en la mano de obra, indicó que “las empresas toman como último recurso prescindir de la mano de obra porque saben la importancia que tiene”.

“Entendemos la necesidad de la gente de trabajar por lo que las empresas extreman las medidas antes de tomar alguna decisión. Sin embargo, si tenemos problemas para abastecernos de materiales para que la mano de obra produzca, desgraciadamente tendremos que tomar decisiones que nadie quiere”, cerró.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar