viernes 5 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Sesión polémica y emotiva

Massa se despidió de Diputados y asumió Moreau en la presidencia

El líder del Frente Renovador jurará hoy como ministro de Economía, Producción y Agricultura.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de agosto de 2022 - 00:15

En medio del torbellino económico que sacude al país, la Cámara de Diputados consumó ayer el ritual de la despedida de Sergio Massa como titular del cuerpo, paso necesario para su coronación como "superministro" de Economía, Producción y Agricultura.

Con el líder del Frente Renovador ungido como el último recurso del Frente de Todos para enderezar el timón de una economía que se aproxima peligrosamente al abismo, el "MassaPallozza" estuvo cargado de emociones fuertes.

En la cresta de su popularidad y en el centro de las miradas por la delicada misión en la que se embarcará en lo inmediato, Massa fue el protagonista de una ceremonia de recambio de autoridades que poco tuvo de convencional.

Como si fuera una Asamblea Legislativa, los palcos del recinto estuvieron abarrotados de invitados que no querían perderse la oportunidad de aclamar a Massa en su adiós al cargo que desempeñó durante más de dos años y medio.

El oficialismo construyó un marco de clima festivo, con el objetivo de poner en escena una arenga hacia Massa en este momento bisagra. "Termina una etapa para mí y mañana empieza otra", sintetizó el hombre del momento.

"Olé, olé, olé, olé, Sergio, Sergio", fue el cántico que bajó desde las tribunas cuando apareció en escena Massa ocupando el sillón de la presidencia, para abrir la sesión.

En las gradas ya estaban la mujer del tigrense, Malena Galmarini, y el hijo de ambos, Tomás Massa. También Sebastián Galmarini.

Fiel a su costumbre de diferenciarse de sus pares, el jefe de La Cámpora, Máximo Kirchner, fue el último en sentarse en su banca y el primero en retirarse de la sesión. Sin embargo, se fundió en un abrazo con Massa en una postal de fuerte simbolismo e impacto político.

Al margen de las expresiones de apoyo a Massa, la sesión tuvo una dimensión histórica, porque por primera vez en 154 años asumió una mujer, Cecilia Moreau, en la presidencia de la Cámara baja.

Cuando el vicepresidente primero de la Cámara, Omar de Marchi, declaró la nueva investidura de Moreau, la bancada oficialista explotó en una enorme ovación, a la que se sumó el público en las gradas, pero en la oposición solo algunos diputados aplaudieron, como Mario Negri, María Eugenia Vidal, Karina Banfi y Maximiliano Ferraro.

La sucesora de Massa fue blanco de reiterados reproches de opositores que le echaron en cara algunas intervenciones impulsivas que ella había tenido en el pasado reciente, y que según aseguraron, no configuran la mejor carta de presentación para una legisladora que va a tener la función de generar acuerdos políticos y acercar posiciones.

Por caso, el halcón del PRO Waldo Wolff mencionó que en 2017 había "caminado por las bancas violentando una sesión institucional" para que no se votara la reforma previsional del macrismo. También recordó cuando la massista "hizo poner la palabra 'negligencia' para que no llegue la vacuna de Pfizer".

Por su parte, Rodrigo de Loredo advirtió que Cecilia Moreau era un exponente de "la fe de los conversos", evocando el pasado radical de la hija de Leopoldo Moreau.

"No se confundan, no voy a gobernar con mis hormonas sino con mi cabeza y mi corazón militante y con mis convicciones políticas", contestó la nueva titular de Diputados.

Lejos de adherir al clima de celebración que el oficialismo pretendía instalar, los representantes de la oposición que hicieron uso de la palabra fueron con un libreto común, que electrificó el ambiente en el recinto: que en la actual crisis de la Argentina no había nada que festejar y que Massa era corresponsable de la crisis en su calidad de socio de la coalición gobernante.

Juntos por el Cambio no quiso entregarle al oficialismo la centralidad y "picanteó" la sesión con discursos duros que embarraron la cancha.

Suplente

Por otra parte, el líder y fundador del Partido Piquetero, Juan Marino, juró ayer como diputado nacional y ocupará la banca que dejó vacante Sergio Massa por el Frente de Todos, completando el mandato que el expresidente de la Cámara baja tenía hasta el 9 de diciembre de 2023.

El joven trotskista de 34 años, que ocupaba el puesto 29° en la lista de 2019 que encabezó Massa en la provincia de Buenos Aires, juró en el final de la sesión especial de ayer martes "por el salario básico universal y para que la deuda la paguen los que la fugaron".

"Viva la lucha estudiantil, viva la lucha obrera y piquetera. Viva la lucha de todos, todas y todes", arengó Marino.

El piquetero era director de Organización Territorial en el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad bonaerense que lidera Andrés "Cuervo" Larroque.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Pericias. Personal policial en la zona donde fue hallado el cuerpo.

Te Puede Interesar