sábado 13 de julio de 2024
Cara y Cruz

Ley Bases: sigue la incertidumbre

La aprobación en el Senado de la Ley Bases fue la primera alegría legislativa del gobierno asumido el pasado 10 de diciembre. Sin embargo, las modificaciones introducidas obligan a que el proyecto vuelva a la Cámara de Diputados, de modo que aún no se sabe cuál será la versión final.

La intención del Gobierno es desechar todos esos cambios e insistir en la versión salida de la Cámara baja a fines de abril, con lo cual todas las negociaciones entre el Ejecutivo y los representantes de la provincias para mejorar la iniciativa habrán sido en vano, una mera estrategia para que los senadores levanten la mano. De todos modos, hay incertidumbre respecto de cuál será la postura de los diputados.

Algunas de las modificaciones son apenas cosméticas, pero otras son claves, y de hecho fueron la llave que abrió la puerta para que el proyecto pase al Senado. El mantenimiento de la moratoria previsional es una de ellas, lo que le facilitaría la vida a miles de mujeres en condiciones de jubilarse por la edad pero sin la cantidad de años de aportes necesarios porque trabajaron la mayor parte de su vida “en negro”. Si los diputados insisten en la versión original, condenarán a esas mujeres a seguir trabajando en precarias condiciones por lo menos cinco años más.

Hay, de todos modos, más allá de las negociaciones políticas, asuntos técnicos legales que atender. Existe un creciente debate respecto de si los diputados pueden insistir en algunos temas que no fueron modificados por los senadores, sino directamente rechazados. Un legislador radical formoseño, Fernando Carabajal, exjuez federal de esa provincia norteña, lanzó el alerta en la red social X: "La Cámara de Diputados no puede insistir con moratoria previsional, Ganancias ni Bienes Personales. Lo que el Senado rechazó quedó afuera. El sistema es bicameral, ambas cámaras deben aprobar", explicó. Y profundizó: “La moratoria previsional fue excluida de la votación en general (…) El tema fue desechado, no puede ser insistido". Los casos de Ganancias y Bienes Personales se aprobaron en general pero se rechazaron en particular, por lo que entrarían en el mismo razonamiento. Según el legislador, "no es lo mismo modificar o adicionar un texto, que un capítulo votado en contra por el Senado". "La insistencia solo opera cuando hay una aprobación con cambios, no cuando el Senado rechaza en forma expresa".

No es un debate superficial. Lo menos que quiere el Gobierno es sacar su primera ley, que además considera fundamental para el diseño económico del país, dejando flancos jurídicos que puedan hacer prosperar objeciones legales en el futuro.

El problema es que para el Ejecutivo tanto el fin de la moratoria previsional como la reversión de Ganancias es central para mantener la meta del superávit fiscal, a esta altura cuestionada por la caída abrupta de la recaudación tributaria por la recesión autoinfligida. Al Gobierno le interesa más cuidar la caja que el costo político y social de esas medidas entre los sectores sociales perjudicados. Sin embargo, su propuesta de insistir en la modificación de Bienes Personales, caída en la votación particular en la Cámara Alta, beneficia a los sectores más ricos pero afecta la recaudación. Es, por lo tanto, una iniciativa contradictoria respecto de su discurso fiscalista, más ideológica que económica.

Mientras tanto, atentos al devenir legislativo, los gobernadores juegan su propio partido. Los que fueron electos por Juntos por el Cambio, un sello cuya perdurabilidad en el futuro está en duda, se reunirán el próximo 26 de junio para definir posiciones respecto del trámite de la Ley Bases en el Senado. Los mandatarios peronistas están más dispersos. La división entre dialoguistas y opositores acérrimos es marcada, pero no ha provocado hasta ahora rupturas. Las diferencias entra ambos sectores son tema de un debate pendiente.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar