miércoles 21 de febrero de 2024
Se ratificó el homicidio

La muerte por causas naturales fue descartada tras la investigación

“El aludido informe del Servicio de Tanatología del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación permite consolidar una única causa de muerte que es de tipo violenta y en el contexto de una agresión homicida desde atrás por aplicación de un elemento contundente en la zona animado de masa velocidad e impulsado por una fuerza considerable pero no desmedida (es decir, que no requirió una fuerza extraordinaria para realizarlo). Además, hubo un breve intervalo agónico que no pudo estimarse con precisión pero sería de algunos minutos, no más de cinco, para fallecer por el traumatismo encefalocraneano padecido en esa oportunidad, sin mediar indicio alguno de acto defensivo por parte de la víctima”, detalló el fiscal en su informe. No obstante, aclaró que aún hay varios informes complementarios que están en proceso de ejecución. Por lo que recomendó cautela. “Lo que sí es propio inferir es que al haberse producido de forma súbita y por un solo golpe mortal, no habría mediado sufrimiento físico o moral por parte de la víctima (acto de sometimiento y/o tortura), ya que al mismo momento de la agresión perdió el conocimiento”, aseguró.

Al respecto, el fiscal sostuvo que el informe preliminar de la Sección Unidad Criminalística de Alta Complejidad (UCAC), dependiente de la Dirección General de Criminalística de la Policía Federal Argentina, tras el análisis de la prueba colectada arribó a la conclusión de “que sin perjuicio de haberse descartado categóricamente la hipótesis de muerte natural (conforme los dos informes de autopsias) y el producto del devenir por incorporación de agentes externos (conforme informes toxicológicos)”.

Se introdujo también la hipótesis de muerte natural por patología hepática crónica severa, en el análisis de la muestra de hígado oportunamente remitida en el marco de la primera operación autopsia. No obstante, no han surgido datos significativos y relevantes para aseverar que Juan Carlos Rojas “no gozara de un buen estado de salud, sino todo lo contrario, en orden a su edad y la vitalidad con la que encaraba a diario sus responsabilidades, lo cierto es que esa es una cuestión que está siendo profundizada por la Sección Unidad de Perfil Criminal de la Policía Federal Argentina, en el marco de la autopsia psicológica que se les encomendó oportunamente”.

A ello se suman los informes complementarios requeridos a la Unidad de Hepatología del Hospital Privado Universitario de Córdoba, como Centro de Hepatología certificado por la Sociedad Argentina de Hepatología (SAHE), al Comité de Prácticas Médicas Sanitarias y Bioéticas del Poder Judicial de Córdoba y al titular de la Cátedra de Gastroenterología de la Universidad Nacional de Córdoba, “en aras de agotar esa línea investigativa”.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
gremios docentes se defienden de los pedidos de desafiliacion

Te Puede Interesar