viernes 12 de julio de 2024
En el tedéum por el 9 de julio

La Iglesia volvió a cuestionar la situación social del país

El arzobispo de Buenos Aires planteó que nadie "se puede lavar las manos ante la situación social" que vive el país.

Luego de firmar el Pacto de Mayo y en el marco de los actos por el 9 de Julio, el presidente de la Nación, Javier Milei, participó del Tedéum que se realiza todos los años en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, donde otra vez, debió escuchar los planteos de los representantes de la Iglesia por la situación social que vive la Argentina.

Quien llevó adelante el Tedéum fue el arzobispo Jorge Ignacio García Cuerva, quien planteó que "nadie se puede lavar las manos ante la situación social que estamos viviendo".

El religioso comenzó su discurso haciendo referencia a los “hermanos paralizados hace años en su esperanza” y los que están “atravesados por el hambre y la soledad”.

“Muchos argentinos están haciendo un esfuerzo enorme, que conmueve, esperanzador. No permitas que lo cascoteemos con la voracidad del poder por el poder mismo, conductas reprochables que demuestran que a muchos les falta el termómetro social de saber lo que viven los argentinos de a pie”, dijo en otro tramo de su homilía.

Tras esto, el representante de la Iglesia expresó: “No hipotequemos el futuro. Muchas cosas hicimos mal en el pasado del que todavía nadie se hace cargo, aunque el resultado es que 6 de cada 10 chicos en Argentina son pobres”.

“Una justicia largamente esperada por tantos argentinos, tendidos sobre una manta en el frío de las veredas de las grandes ciudades del país, postrados a consecuencia de la falta de solidaridad y el egoísmo. En definitiva, tenemos una Argentina que nos duele hace mucho, que se dice independiente hace 208 años pero que aún hoy sufre las cadenas de diversas esclavitudes, que no nos dejan caminar como pueblo hacia un desarrollo pleno y una mejor calidad de vida para todos”, sostuvo.

Asimismo, se refirió al “gran objetivo” que debemos tener como sociedad que debe abogar a que “Argentina se cure", “que se ponga de pie” y que “se independice de las camillas que la tienen postrada, paralizada y enferma”.

“O somos hermanos o se viene todo abajo. Por eso invito a todos los aquí presentes y también a quienes nos siguen por los medios de comunicación y por las redes sociales a rezar juntos”, concluyó.

Posteriormente, el presidente participó del desfile cívico militar que se desarrolló en la CABA. El presidente estuvo acompañado por la vice, Victoria Villarruel que no participó del acto por la firma del Pacto de Mayo en Tucumán por problemas de salud.

Milei y Villarruel cerraron el acto subiéndose a un tanque de guerra. Se trata del TAM 2C A2.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar