martes 24 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Esperan respuestas hace tiempo

Familia desesperada ante el posible derrumbe de su vivienda en la zona norte

Desde el año pasado la casa entregada por el IPV sufre desperfectos y se viene abajo. Temen por la integridad física.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Entre los miles de catamarqueños que sueñan con la casa propia se encuentra Mercedes Quiroga, la propietaria de una vivienda entregada por el IPV, quien hoy reclama por una solución debido a que su casa se cae a pedazos.

“Mi casa se está derrumbando. El 19 de diciembre empezamos a ver arañitas en las paredes, al día siguiente ya eran más grandes. Yo fui a buscar para que vengan a ver, porque ya no se cerraban las puertas, no se podían abrir las ventanas, mi hija tiene acá un saloncito donde está con sus tres hijos y se le vino abajo. Tenemos contrapiso y ahora está como una rampa”, relató Mercedes a este medio.

Mercedes también expresó: “Hablé a un chico para que abra la tapa del agua del medidor y saber si había agua y, nos encontramos con un río debajo de mi casa. Vinieron desde Aguas de Catamarca a la noche, amablemente destaparon con bombas, desde la esquina venía el agua para mi casa”, señaló.

Grietas, pisos hundidos y paredes que se caen poco a poco, son algunos de los desperfectos que señala Mercedes.

“Desde el IPV me prometieron una solución, vinieron el 31 de diciembre, vieron todo y me dijeron que esto hay que derrumbarlo porque la casa se viene abajo. Me prometieron una casa en las 500 viviendas, con cuatro dormitorios para que lleve a familia, ya que somos tres familias que vivimos ahí. Mi esposo y mis hijas con mis nietos”, explicó. “Ahora no me atienden, me dijeron que vuelva en febrero, pero si se nos cae la casa qué hacemos. Mandamos mensajes y no nos responden, el último contacto fue el martes pasado, pero ni siquiera el concejal del barrio se acerca a vernos”, dijo.

En ese sentido, la mujer considera que se trata de una burla por parte de las autoridades responsables, “prometieron hacerse cargo de todo hasta que me hagan una nueva construcción. Me dijeron que no querían que yo pasara el Año Nuevo acá, pero no volvieron a comunicarse conmigo, no vino nadie”, expresó.

Al respecto y ante la falta de respuestas, la mujer dijo: “Yo quiero que vaya alguien y me dé una solución, queremos alquilar algo y en ningún lado te reciben con niños. Queremos que por lo menos nos ayuden con un lugar dónde quedarnos, hasta que consigamos dónde vivir. Está difícil, no nos quieren recibir. Nos dijeron que tengamos todo embalado, que ya llevaríamos las cosas e iríamos juntos a ver la casa. Sentimos que se burlaron, nos dijeron que querían que no pasemos las fiestas allí, pero actualmente no podemos dormir, si sentimos un ruido salimos corriendo ante el miedo de que todo se derrumbe”, finalizó.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar