miércoles 18 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Evitar el primer contacto

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de mayo de 2022 - 01:10

El consumo de drogas viene incrementándose paulatinamente desde hace varias décadas. Aumenta la cantidad de adictos, aumenta la cantidad de consumo per cápita y disminuye la edad en que los chicos empiezan a consumir. La pandemia, particularmente en la época en que regía el aislamiento social preventivo y obligatorio, no revirtió la tendencia al crecimiento. Solo modificó los hábitos de consumo.

Se trata de un fenómeno global, y Catamarca no es la excepción. Desde el área de Salud Mental de la provincia reconocieron que el consumo de drogas ilegales es “preocupante”. Y señalaron como las zonas donde se registran más cantidad de casos el norte y el sur de San Fernando del Valle de Catamarca, y el departamento Valle Viejo.

Hay una creciente demanda de la población para que se multipliquen las políticas asistenciales, es decir, aquellas que procuran el tratamiento y la rehabilitación de los adictos. Y es lógico que así sea: es el reclamo básicamente de quienes integran el entorno afectivo de las víctimas directas, que son los adictos. Pero el énfasis que debe ponerse en las políticas asistenciales no debe hacer perder de vista que igual de importante son las políticas preventivas, las que procuran evitar que los chicos, y también los adultos, empiecen con el hábito de consumir, del que al cabo de un tiempo es muy difícil salir.

El abordaje asistencial guarda congruencia con el que se utiliza en la actualidad con el resto de las patologías mentales: las internaciones serán la excepción y solamente si la persona es peligrosa para sí misma o para terceros. Y siempre lo más corta posible, porque para que la rehabilitación funcione es preciso que el adicto esté contenido afectivamente por su familia. Y ese propósito no se puede cumplir en regímenes de aislamiento.

En Catamarca funciona el Centro Integral de Salud (ex Humaraya). Si bien recibe internaciones y atiende en el lugar a personas con problemas de adicción, el criterio que se está imponiendo es que los equipos que allí se desempeñan salgan a territorio. “Si hay un usuario con problemática de consumo en el sur y debe llegar al norte a recibir un tratamiento, entonces estamos a contrapelo de las necesidades de la comunidad y por eso el modelo que sostenemos es de promover el fortalecimiento de los servicios generales en salud y de dispositivos no convencionales”, señala la directora de Políticas Asistenciales de Salud Mental y Adicciones, Victoria Bochatey.

Pero, como se dijo, el gran desafío es trabajar en la prevención. La escuela y las instituciones barriales, en particular los clubes deportivos, tienen en este aspecto un papel muy relevante que el Estado debe potenciar. Apuntar a impedir el primer contacto de los chicos con las drogas es clave. Después de esa primera experiencia, a la que suelen llegar por inmadurez, curiosidad o malas influencias, la salida se vuelve particularmente difícil.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
bacchiani quedara detenido en el penal de miraflores

Te Puede Interesar