viernes 24 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Lo Bueno, lo Malo y lo Feo

¿Es seguro invertir en activos financieros?

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
7 de junio de 2022 - 00:10

Estimado lector, como recordará, en nuestra columna anterior estudiamos el concepto de activo financiero y su clasificación. Entendimos que quien compra un activo financiero espera obtener una ganancia por su inversión y quien lo emite aguarda obtener financiamiento para el desarrollo de su actividad. Mencionamos que existen instrumentos considerados más y menos riesgosos. Para responder la pregunta de nuestro título hoy proponemos analizar con mayor profundidad otro de los conceptos claves en temas de educación financiera cuya comprensión es esencial a la hora de analizar seriamente una alternativa de inversión en activos financieros: el riesgo.

Podemos definir el riesgo como el nivel de incertidumbre en que el rendimiento obtenido de una inversión pueda diferir del rendimiento esperado al momento de tomar la decisión de inversión. Esencialmente, a mayor variabilidad mayor riesgo, es decir, mientras mayor certeza poseamos acerca de que el rendimiento esperado será el que finalmente logremos obtener menor será el riesgo de la alternativa de inversión que se nos presenta. El plazo fijo es considerado un activo de bajo riesgo puesto que inicialmente no solo conocemos el rendimiento esperado y su fecha de cobro, sino que además pensamos que no existe incertidumbre en que el banco cumplirá con su obligación en los términos acordados.

Existen distintos tipos de riesgos financieros, algunos son propios de cada activo y otros del contexto económico en donde operan. Por ejemplo, cuando analizamos un activo de renta fija como una obligación negociable en donde el inversor conoce previamente el ingreso futuro que el instrumento genera, la moneda de pago y las fechas de cobro, es particularmente importante evaluar el riesgo de crédito que es aquel relacionado con que el emisor pueda efectivamente hacer frente a esos compromisos. En el caso de activos de renta variable como las acciones en donde el ingreso futuro del inversor dependerá de los resultados generados por la empresa en el desarrollo de su actividad, el riesgo país relacionado con el contexto de negocios en donde la empresa opera luce relevante.

En finanzas el riesgo es medido de diversas formas a través del uso de la estadística y puede ser reducido mediante la diversificación cuyo concepto puede sintetizarse en una frase tan simple como relevante: no poner todos los huevos en la misma cesta. En la práctica la diversificación supone diseñar nuestro portafolio personal con diversas clases y tipos de activos financieros de manera que los riesgos individuales sean opuestos entre sí, reducidos, a la vez que se busca obtener el mayor rendimiento posible.

Para finalizar, la evidencia práctica muestra que cuando hablamos de inversiones en activos financieros hay una relación positiva entre rendimiento y riesgo. En general a lo largo del tiempo los activos considerados más riesgosos permiten alcanzar un rendimiento superior recompensado al inversor.

El conocimiento genera valor. Conocer qué es el riesgo y cómo podemos administrarlo nos permitirá ampliar nuestras alternativas de inversión a la hora de decidir cómo proteger nuestros ahorros y mejorar nuestras finanzas.

CR. CHRISTIAN G. WALTHER LUNA, AGENTE PRODUCTOR C.N.V. N° 1354

Seguí leyendo

Te Puede Interesar