sábado 11 de mayo de 2024
La empresa se refirió a los incidentes con originarios

Elevado Gold afirma que sus empleados sufrieron ataques

Emilio Bastías, gerente de Elevado Gold S.A., la empresa que mantiene un conflicto con la comunidad originaria de Peñas Negras, se refirió a los hechos registrados en los últimos días y sostuvo que hay mucha información que no coincide con la realidad. Denunció que sus empleados fueron víctimas de ataques y decidideron paralizar los trabajos, por ahora.

La empresa, de capitales australianos, comenzó los primeros trabajos en la zona de Aguas Calientes, en el Norte de Belén a principio del año 2017, cuando se tomaron las primeras muestras. Se trata de un proyecto que fue prospectado anteriormente por otras empresas de las cuales Elevado Gold tomó esos datos para poder poner en valor ese proyecto.

“Este proyecto tiene características bastante particulares, es un proyecto que está en altura y cuenta con una comunidad que está bastante organizada. Siempre se tomó contacto con la comunidad y el dueño del campo que es la familia Pachado.

Y agregó: “Ya han pasado muchos años, se han podido consolidar concesiones, pero no darles trabajo continuo, se ha invertido siempre en Catamarca y hubo manifestaciones distintas hasta que saliendo de la pandemia el cacique actual de Aguas Calientes, don Honorato Casimiro nos pidió una reunión para volver a trabajar, fue allí cuando reorganizamos el equipo internamente, se presentó al Gobierno de Catamarca y se firmó un convenio con la comunidad de La Angostura, Carachi y de Aguas Calientes".

En este marco, añadió que "es importante que quien no conoce el área sepa cómo es la distribución geográfica en la zona. Peñas Negras no es una comunidad, es un puesto que se emplea para la cría de animales, el señor que en su momento se autoproclamó cacique de la comunidad autopercibida de Peñas Negras es don Sebastián Gutiérrez, vive dentro de lo que es la comunidad de Aguas Calientes, sus hijos van a la escuela de Aguas Calientes”.

"Hemos desarrollado una política corporativa asistiendo a la comunidad a medida que avanza el proyecto, dando toda la ayuda para que ellos puedan empezar a ver que puede haber otra actividad en la zona y que está permitida por la ley y estrictamente regulada. Nosotros sentimos hoy el apoyo del Gobierno provincial pese a que somos actores nuevos, esto que sucede con Peñas Negras no es algo nuevo. Estas personas son residentes de Aguas Calientes, son picardías que no sabemos si están viciadas por terceros o bien responden a actitudes frente a un desconocimiento sobre la actividad”.

Bastías aclaró que la etapa de explotación es una etapa muy posterior a la que se encuentran actualmente, se está tratando de tomar las primeras muestras de roca, es decir una etapa muy preliminar no invasiva para poder llegar a las siguientes, pero “así de preliminares son indispensables para las sub-siguientes etapas".

Asimismo, comentó que se acordó con el Ministerio de Minería realizar el año pasado una audiencia pública a la que se invitó a toda la comunidad y, en la que los pobladores de Aguas Calientes expresaron su apoyo a la prospección minera y “tras esta reunión, el Gobierno nos autorizó y nos dio los permisos necesarios para poder trabajar y prospectar”.

Sobre los hechos de violencia registrados el jueves último, Bastías explicó que “la empresa cumplió con la legislación nacional y provincial y hoy nos vemos nuevamente obligados a denunciar los ataques que recibieron los empleados de la empresa; los videos están editados y no se ve todo. Las agresiones vienen de estas personas hacia los empleados y luego hacia la policía. Desde hace 10 días que estamos siendo atacados y sitiados, por ese motivo se los denunció y la Justicia resolvió que la Policía debía resguardar la seguridad de los trabajadores. No podemos completar la primera etapa de muestreo que es lo menos invasivo que tiene un proceso de exploración minero porque nos están atacando con piedras que tiran con una especie de honda, no es una cuestión que debe ser pormenorizada porque se está atentando contra la vida de las personas”.

Pido que se hagan todas las reuniones que sean necesarias y llamamos al diálogo, pronunciarse como representante de una comunidad que no existe es una picardía que no está respaldada en ningún documento. Hemos suspendido momentáneamente los trabajos porque no están dadas las garantías de seguridad para con los empleados de la empresa. Estamos en contacto permanente con autoridades del Gobierno, la Policía y Fiscalía y estamos colaborando para tratar de tener un punto de encuentro. Son 39 familias las que apoyan este proyecto minero que son de Aguas Calientes”, concluyó. n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Intendenta. Susana Zenteno.

Te Puede Interesar