martes 23 de julio de 2024
Cara y Cruz

El NOA se desmarca

La reunión con el presidente Javier Milei de los gobernadores de Catamarca, Salta, Jujuy y Tucumán es una estribación importante en el reordenamiento del tablero político que se aceleró después de la sanción de la Ley Bases en el Senado.

El encuentro fue precedido por el “Pacto de Güemes” que los mandatarios le presentaron a la vicepresidenta Victoria Villarruel en Salta, en el aniversario de la muerte de Martín Miguel de Güemes. Se trata de un documento más bien declamativo, pero tiene la misma orientación del discurso que dio ayer el gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, en presencia del Jefe de Estado, en el acto oficial por el Día de la Bandera: el reclamo de una perspectiva más federal por parte de la Casa Rosada, con eje en las inversiones públicas que el interior necesita para mejorar las condiciones para su desarrollo.

Esta demanda viene afirmándose, con entonaciones acordes a las características de cada región y de cada gobernador, desde que Milei echó mano a las partidas ajenas a la coparticipación destinadas a las provincias para sostener los dibujos del superávit fiscal. Después de la licuación de las jubilaciones, la motosierra sobre las finanzas provinciales fue el factor más gravitante para el sostenimiento de las alquimias contables del ministro de Economía Luis “Toto” Caputo.

La tensión por los fondos federales signó los primeros seis meses de la gestión libertaria, con más énfasis desde que Milei amenazó con fundir a los gobernadores tras el fracaso de la Ley Bases en febrero. Comenzó a aflojar con la reanudación del tratamiento de la norma en el Congreso, al mismo tiempo que Milei atenuaba la agresividad de sus discursos contra la “casta”.

Sacar la ley, a la que Diputados como Cámara iniciadora dará los últimos retoques, implicó compromisos de la Nación, pero hasta ahora las “efectividades conducentes” no se han materializado.

Los gobernadores del noroeste cifran expectativas en que en la revisión de Diputados se reponga el impuesto a las Ganancias que el Senado rechazó, lo que mejoraría las asignaciones automáticas por coparticipación, pero quizás más en que comiencen a abrirse los grifos nacionales de recursos para obras públicas.

Se verá lo que ocurre, pero la reunión con Milei tiene una proyección significativa en el terreno político. El tucumano Osvaldo Jaldo lo había hecho prácticamente desde el principio de la gestión libertaria, pero en la reunión de ayer se desmarcaron oficialmente de las terminales metropolitanas el catamarqueño Raúl Jalil, el salteño Gustavo Sáenz y el jujeño Carlos Sadir. De los que estuvieron en Salta con el “Pacto de Güemes”, solo faltó el santiagueño Gerardo Zamora. Para completar el NOA faltaría también el riojano Ricardo Quintela, muy condicionado por la amenaza del clan Menem.

Una lectura, que es la que fomenta la dirigencia del AMBA, condena el movimiento desde lo ideológico como una subordinación automática Milei. Otra, en las antípodas y más orientada por los intereses provinciales, lo ve como una continuidad de lo que los mandatarios de la región y los del NEA, agrupados en la Liga del Norte Grande, intentaron hacer en la gestión de Alberto Fernández para balancear el peso del Conurbano bonaerense controlado por el kirchnerismo.

Esta perspectiva finca en un razonamiento simple: la dirigencia del AMBA, peronista o radical, no tiene en cuenta a la del interior para tomar decisiones y más bien lo considera como peón de sus estrategias.

Este diseño podía tener algún sentido cuando existían liderazgos y estructuras de poder articuladas y sólidas en todo el país, pero tales condiciones terminaron de desaparecer con la irrupción del fenómeno Milei. ¿Quién puede exigir subordinación en semejante marco?

Nada es definitivo, por supuesto, pero quienes tienen a su cargo el pago de planillas salariales y otras erogaciones públicas indelegables no están en condiciones de desensillar hasta que aclare.

Más bien se ven obligados a seguir al galope, aunque sea con el apero ladeado.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar