viernes 12 de abril de 2024
Lo bueno, lo malo y lo feo

El fin de la obra pública asoma detrás de la eliminación de los fideicomisos

Eugenia Muzio

Publicado en Letra P

El presidente Javier Milei apretará más el grifo de las provincias y eliminará fideicomisos por u$s2 mil millones de dólares por decreto. Se trata de estructuras legales que garantizan la transferencia de fondos y que su suspensión afectará directamente a las cajas provinciales. Muchos de esos fondos están destinados a la obra pública, uno de los principales recortes de la gestión de La Libertad Avanza hasta ahora y están al tope de la lista en la que trabaja el ministro de Economía, Toto Caputo, ya que representan las partidas más grandes.

Fuentes del Palacio de Hacienda precisaron que caerán nueve fondos fiduciarios "que son parte de las cajas de la política y existen hace más de 30 años". Su recuperación, aseguraron, implica un ahorro del 0,2% del PBI. Milei trabaja el tema con el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, José Luis Espert. Ambos revisaron el listado con los principales fondos que hoy figuran en el proyecto de Presupuesto 2024, que significan un gasto para el Estado de 3.400 millones de dólares.

A los fideicomisos o fondos fiduciarios se los llama también "subsidios privados". Son herramientas legales que permiten la administración de bienes mediante un mecanismo en el cual un fiduciante o fideicomitente (en este caso, el Poder Ejecutivo) le transfiere activos a un fiduciario (entidades financieras autorizadas por la Comisión Nacional de Valores) para que gestione los bienes y los entregue a un beneficiario (por ejemplo, productores de harina).

Existen 29 fideicomisos y su presupuesto representa una suma que en el Gobierno calculan en dos puntos porcentuales del producto. Milei los definió como "cajas negras de la política" y aseguró que representan un gasto de $20 mil millones.

Son cifras tentativas: en los despachos oficiales aseguran que los controles son pocos y que el manejo es discrecional.

Algunos datan desde 1994, se financian con recursos nacionales y entre los destinos que tienen figuran obra pública, subsidios al transporte y la energía, control del precio del trigo y fomento productivo y científico, entre otros. Los mayores administradores (fiduciarios) son el Banco Argentino de Desarrollo (BICE), el Banco Nación y el Banco Hipotecario.

Los fideicomisos en la mira de Toto Caputo

Los datos oficiales de la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía llegan a septiembre de 2023. Entre los fondos en la mira de Caputo están:

- Sistema de infraestructura de transporte (FFSIT): promueve el desarrollo de la infraestructura vial nacional. El fiduciario es el Banco Nación y representaba el 41,5% de los gastos del subsector con transferencias por $354.683,5 millones.

- Fondo Fiduciario para la Vivienda Social: tiene el objetivo de financiar los programas vigentes de vivienda social e infraestructura básica. Representó el 13,8% del total gastado. Al tercer trimestre del año pasado se habían transferido $2.953,8 millones.

- Fondo de Integración Socio Urbana (FISU): tiene como objetivo principal el financiamiento de proyectos de integración socio urbana para los barrios populares. Está administrado por el BICE y los últimos datos de Hacienda muestran que representaba el 9,9% del presupuesto ejecutado para los fondos fiduciarios. Se transfirieron $2.953,8 millones.

- Procrear: programa que facilita el acceso a la vivienda de la población y la generación de empleo como políticas de desarrollo económico y social. El fiduciario es el Banco Hipotecario y ocupó el 8,4% del presupuesto de los fondos fiduciarios con $13.517,1 millones.

Otros fondos importantes son:

- Fondo de Desarrollo Productivo (Fondep): financia proyectos que promuevan la inversión en sectores estratégicos para el desarrollo económico y social del país y actividades con elevado contenido tecnológico y la generación de mayor valor agregado en las economías regionales. (BICE)

- Progresar: apunta a generar nuevas oportunidades de inclusión social y laboral a jóvenes en situación de vulnerabilidad a través de acciones integradas que permitan su capacitación e inserción laboral.

- Fondo de Consumo Residencial de Gas: compensa las tarifas de gas en la Patagonia, la Puna y el departamento Malargüe y financia la venta de cilindros, garrafas y gas licuado de petróleo, gas propano comercializado a granel y otros, en esas regiones y departamentos.

- Fondo Estabilizador del Trigo Argentino: creado en 2022 a causa de la guerra entre Rusia y Ucrania y sus efectos en la comercialización del trigo. Tiene como objetivo estabilizar el precio interno del grano.

- Fondo para el Subsidio a los Consumos Residenciales de Gas Licuado de Petróleo: apunta a garantizar el acceso al Gas Licuado de Petróleo (GLP) a precios diferenciales a usuarios de bajos recursos.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar