sábado 28 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

El duro costo de vida argentino

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
22 de enero de 2022 - 00:24

Con una inflación de casi 51% el año pasado, el costo de vida es cada vez más inalcanzable para el 40% de los argentinos que viven en la pobreza, pero también para los que apenas la superan por puros formalismos estadísticos.

En efecto, el INDEC dio cuenta esta semana del valor que no deja de sorprender. Informó que a fines de 2021 una familia tipo (cuatro personas) necesitó ingresos por $76.146,13 para no caer en la pobreza. Esto representa un alza del 40% en la comparación interanual, casi 11 puntos por debajo de la inflación general. Un escalón más abajo, para no caer en la línea de indigencia una familia requirió $32.963,69.

De acuerdo con los técnicos, esta diferencia se explica por el impacto del congelamiento de las tarifas de servicios públicos y transporte y acuerdos de precios que mantuvieron sin cambios valores de productos esenciales.

El valor de $76.146,13 es costo que alcanzó la Canasta Básica Total (CBT) y establece los límites de ingresos para determinar la pobreza en el país. Dicha canasta se integra por un conjunto de alimentos y servicios básicos para la subsistencia de una familia compuesta por una pareja y dos hijos. En cambio, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) es la determina la franja de indigencia y está compuesta solamente por alimentos básicos.

Respecto a diciembre de 2020, ese valor se incrementó 45,3% y se ubicó cerca de 6 puntos por debajo de la inflación general. La última medición del INDEC referida a pobreza es sobre el primer semestre de 2021, cuando alcanzaba al 40,6% de la población, mientras que la población en situación de indigencia estaba en el 10,7%.

La población actual de Argentina está estimada en 45,8 millones de habitantes, lo que implica que unos 18,5 millones de personas se encuentran en situación de pobreza, en tanto que 4,5 millones son considerados indigentes.

Una de las razones por las cuales la inflación no fue mayor el año pasado es porque las tarifas de los servicios públicos permanecen congeladas, pero esto resultará insostenible este año. Entre otras cosas, porque uno de los puntos del posible acuerdo de Argentina con el Fondo Monetario Internacional es, precisamente, la actualización tarifaria.

En el caso del gas, en el Gobierno analiza un aumento del 20% este año, pese a que la Secretaría de Energía de la Nación estimó que la suba no debería ser menor al 35% para mantener estable el costo fiscal.

En el caso de la luz, el Gobierno nacional anunció un aumento del 20% en las tarifas eléctricas para 2022 y una segmentación de los usuarios con el objetivo de aplicar mayores subas a quienes posean más poder adquisitivo. Pero este segundo punto aún se encuentra en proceso.

El incremento de las tarifas es una condición que pide al FMI para disminuir el déficit fiscal del Estado en materia de subsidios a las empresas. En 2021, los subsidios energéticos superaron los USD 10.500 millones, y en 2022 podrían alcanzar los USD 15.000 millones.

De manera que este año, a diferencia del anterior, el costo de vida será aún más pesado para la mitad de las familias argentinas. La única forma de contrarrestar esta carga es mejor los ingresos y, a la vez, atacar en forma concreta y definitiva el flagelo de la inflación.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
brutalidad. el joven habría sufrido lesiones en uno de sus oídos. 

Te Puede Interesar