sábado 15 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cara y Cruz

Desencuentros expuestos

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de enero de 2022 - 01:05

La lenta marcha de las obras de recuperación del Estadio Bicentenario pusieron de manifiesto las diferentes prioridades que manejan unas y otras áreas del Gabinete provincial, concretamente el Ministerio de Turismo, Cultura y Deporte, a cargo de Roberto Brunello, y el Ministerio de Infraestructura y Obras Civiles, que conduce Eduardo Niéderle.

Brunello, que además de haber venido trabajando con el turismo hace un par de semanas, con la reestructuración del Gabinete y el traspaso de la Secretaría de Deporte a su órbita, empezó a pensar en coordinar ambas áreas en una misma dirección. Nada complicado. A su modo de ver, según declaró recientemente, el deporte atrae al turismo, y por lo tanto deben ir de la mano.

Quizás por eso se puso ansioso por la pronta reinauguración del Estadio Bicentenario y lanzó a los cuatro vientos que éste estaría en condiciones. "Tuvo algunos problemas de edificación que ya han sido solucionados. La idea del gobernador Raúl Jalil es hacer la inauguración del estadio el 15 de diciembre. Puede haber unos días de retraso, pero la idea es ésa", dijo Brunello a principios de noviembre pasado a una radio cordobesa.

Pasó diciembre y las obras parecen no terminar más en el “Coloso de la loma”. Eso no pasó desapercibido para Brunello, quien la semana pasada afirmó que, en efecto, los trabajos están “un poco atrasados”, porque “se hace un arreglo y sale otro problema". "Es una lástima que semejante obra no esté en condiciones para ser usada", dijo y adelantó: "Vamos a insistir para que se acelere lo más posible".

Brunello, un empresario gastronómico al que Jalil sumó a mediados del año anterior a su equipo, admitió que aún no termina de adaptarse a los tiempos de la burocracia estatal. “Yo vengo de un lugar donde las cosas se hacen más rápido”, expresó.

En lugar de Niéderle, quien salió a responderle al titular de Turismo fue el secretario de Control y Gestión, Gustavo Jordan. El funcionario aseguró que la obra avanza "de acuerdo a la disponibilidad de fondos de la Provincia". "En la medida que nos liberen partidas nosotros vamos desarrollando las obras", dijo.

Aclaró que la recuperación del Bicentenario se hace en conjunto entre el Estado y una empresa privada, y por lo tanto "no es que la obra esté demorada, lo que ocurre es que los trabajos se van haciendo como corresponde y no queremos adelantarnos. Se avanzó mucho, pero aún quedan como dos meses de trabajo".

En septiembre pasado, el propio gobernador Jalil supervisó la marcha de la obra, en una recorrida en la que también estuvo Jordan, y luego declaró que “muy pronto” el estadio se pondría nuevamente en marcha. Incluso hasta se hicieron algunos contactos con la AFA para gestionar que se incluya a Catamarca en la agenda de la Copa Argentina.

Jordan explicó que el plan de obra tuvo modificaciones por cuanto debieron añadir trabajos tales como movimiento de suelo, rellenos, la construcción de una calle de acceso, escaleras y veredas. Y además dijo que la parte que se hace por administración se paralizó un tiempo que no precisó por las medidas de fuerza del gremio estatal.

Todo eso para llegar al punto que, sin dudas, más molestias causó en el despacho de Niéderle. "La fecha del 15 de diciembre nunca existió. Él (por Brunello) nunca se comunicó con nosotros para dar esa fecha", dijo Jordán.

En marzo del año pasado, Niéderle había estimado que poner en condiciones el Bicentenario demandaría unos $70 millones. Hasta allí se habían invertido $5 millones en las tareas que se realizaron por administración en el interior, $30 millones para levantar las dos nuevas tribunas –para lo que se contrataron dos empresas- y $35 millones para completar otras etapas. Un año antes, había calculado el costo total en $113 millones. Tal vez no contaba con los $44 millones que recuperó el Estado en el juicio con la empresa Capdevila.

Lo cierto es que en el último Boletín de 2021, publicado el 31 de diciembre, el ministerio de Niéderle aprobó la contratación directa de la empresa “Mujucat SRL” por $41,2 millones para la obra de la cabecera sur del Estadio. Es decir, hay fondos para avanzar y concluir de una vez una refacción que los mismos responsables habían planteado como algo “nada complicado”.

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar