domingo 14 de abril de 2024
Trasladado al Servicio Penitenciario

Condena de prisión efectiva por "lesiones leves"

Entre otras medidas se dispuso un tratamiento para su problema de consumo y el resguardo de su integridad física.

Nelson Fabián Solórzano había llegado a la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación en libertad y el viernes, cerca del mediodía, salió esposado con rumbo al Servicio Penitenciario Provincial, en Capayán, y una condena por “lesiones leves” por cumplir.

El Tribunal fue presidido por el juez Luis Guillamondegui. El Ministerio Público Fiscal fue representado por el fiscal Augusto Barros y la defensa fue ejercida por el abogado del foro local Víctor García.

Si bien Solórzano había llegado a debate por el presunto delito de “lesiones graves”, de acuerdo con el testimonio de testigos, entre dos médicos que realizaron el informe de rigor, en el que asentaron que no corrió riesgo la vida y que la incapacidad laboral era de 20 días, y la evidencia científica, surgieron elementos para el cambio de calificación.

Ante la prueba obtenida, el fiscal de Cámara cambió la calificación original a “lesiones leves”. A la vez, teniéndose en cuenta que el delito en cuestión prevé una pena máxima de un año, el representante del Ministerio Público Fiscal solicitó una pena de 11 meses de prisión efectiva. Ello se debió a que Solórzano cuenta con antecedentes. En abril de 2016, fue condenado por la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Primera Nominación y meses después, la Cámara de Segunda Nominación lo condenó por otro hecho. En diciembre, ambas penas se unificaron en cinco años y 10 meses. No obstante, en esa oportunidad, no fue declarado reincidente. Esta pena ya está cumplida.

El hecho que fue objeto de debate se registró en 2021 en el marco de una gresca. Si bien en debate Solórzano se mantuvo en silencio, en la investigación manifestó que su pareja le dio un puntazo al damnificado porque le estaba robando un televisor. A su turno, la testigo ratificó lo declarado por su pareja en la investigación; ella repelió un robo. No obstante, esa presunta situación delictiva no quedó debidamente acreditada. Los testigos coincidieron en que la gresca sucedió frente a la casa de Solórzano. En su alegato, el fiscal de Cámara indicó que el damnificado salió de su casa y volvió con un puntazo. La herida fue provocada con la hoja de un cuchillo tipo Tramontina que no tenía mango. A su turno, el defensor García peticionó la absolución o la pena mínima.

Al momento de la última palabra, el acusado insistió en su inocencia y pidió que preservaran a su familia porque desde hace años reciben amenazas por parte de la familia del damnificado.

El magistrado resolvió declarar culpable a Solórzano por el delito de “lesiones leves” y condenarlo a la pena de 10 meses de prisión efectiva. También ordenó su inmediata detención y traslado al Servicio Penitenciario. Dado que familiares y allegados del damnificado se encuentran en el penal, ordenó que el Servicio Penitenciario “deberá arbitrar los medios para preservar la integridad física del condenado Solórzano durante la ejecución de su condena”. A la vez, también ordenó que las autoridades del penal incorporen al condenado a un tratamiento de desintoxicación.

La gresca

El incidente sucedió en abril de 2021, en horas de la noche. De acuerdo con la investigación, sucedió en la zona norte de la Capital. Según informaron, todo comenzó aproximadamente un sábado, a las 22.30, cuando una persona que vive en la casa de Solórzano sorprendió a una persona, quien resultaría herida, sospechada de cometer un robo. El incidente no culminó ahí ya que supuestamente un grupo del hombre herido regresó a la casa de la familia Solórzano y arrojó piedras. El ahora arrestado habría salido a enfrentar a los vecinos quienes comenzaron a atacarlo, por lo que tomó un cuchillo de cocina que impactó en el abdomen del damnificado. Pese a la agresión, la vida del herido no estuvo en riesgo, aseguraron dos médicos.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar