martes 16 de abril de 2024
Abuso sexual eclesiástico

Caso Rasgido: declaró una catequista y la víctima la denunció por falso testimonio

La testigo insistió en la inocencia del sacerdote. Al mismo tiempo, dijo no conocer al joven denunciante. La querella solicitó incorporar nueva prueba.

La novena audiencia del debate que tiene en el banquillo de los acusados al sacerdote Renato Rasgido, fue tensa. La jornada empezó en la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación, donde se lleva a cabo el debate por abuso sexual eclesiástico y finalizó en la sede de la Fiscalía General, con una denuncia por “falso testimonio”.

El religioso Renato Rasgido fue imputado por “abuso sexual con acceso carnal agravado en concurso ideal con corrupción de menores”, ambos “agravados por su condición de ministro de un culto religioso”. La denuncia se presentó en marzo de 2014, en Andalgalá.

Por tratarse de delitos contra la integridad sexual, el debate se desarrolla a puertas cerradas. El Tribunal está integrado por los jueces Miguel Lozano Gilyam, Silvio Martoccia y Mauricio Navarro Foressi. El Ministerio Público fiscal es representado por el fiscal Augusto Barros, quien está acompañado por la abogada de la querella, Silvia Barrientos. La defensa es ejercida por el abogado del foro local, Luciano Rojas.

De acuerdo con información a la que pudo acceder El Ancasti, con la declaración de una testigo finalizó la tercera semana de debate. Para esta novena audiencia, se habían citado a cinco testigos. Sin embargo, una persona se presentó a declarar. Según trascendió, habrían manifestado problemas de salud.

Con relación al único testimonio de la jornada, la testigo, una catequista, habría declarado a favor del sacerdote. Habría expresado creer en la inocencia del religioso. A la vez, negó conocer al denunciante.

Al escuchar este testimonio, la querella cuestionó esta declaración y efectuó un planteo para incorporar nueva prueba. Sin embargo, la defensa se opuso.

Finalmente, el Tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta el lunes próximo. La audiencia se reanuda con la comparecencia de una nueva ronda de testigos y con la resolución ante el primer planteo de la querella.

Al cierre de esta jornada, el denunciante salió del Tribunal, ubicado en Avenida Colón al 200 y se dirigió a la sede de la Fiscalía General, en Roca 50 –en la misma manzana, a la vuelta-. El joven denunció por falso testimonio a la catequista, quien frente a los magistrados, negó conocer a la víctima del acusado.

Voces

En la tercera semana de debate, hubo testimonios claves. El acusado decidió declarar y responder solamente las preguntas de la defensa. Manifestó su indignación por la acusación, manifestando su propia versión de la expresión “pagar justos por pecadores”. El cura reconoció que los abusos sexuales eclesiásticos son una realidad en el mundo, en el país y en la provincia pero aclaró que él es inocente. Según el acusado, él es víctima de un movimiento creado ante esta problemática social y de los medios de comunicación.

Otro testimonio relevante fue el del joven denunciante. Aseguró que el hecho de ser padre le dio fuerza para poder enfrentar a su agresor. Su relato fue extenso. Durante casi cinco horas recordó los hechos. Contó con la asistencia de la psicóloga Soledad Leiva de la Oficina de Asistencia a la Víctima de Delitos del Poder Judicial. Por momentos se quebraba y se tuvo que realizar entre cuatro y cinco cuartos intermedios para que el joven pudiera calmarse y recuperarse para continuar relatando.

Entre los testigos, uno aseguró que el cura estuvo con él uno de los días denunciados por los abusos sexuales y que estaban fuera de Andalgalá. Ayer, una testigo dijo no conocer al denunciante.

Expectativa

Con base a su experiencia, el joven denunciante había asegurado, meses atrás, cuando se fijó feha para el debate, que el acompañamiento psicológico debe ser permanente. Advirtió que no es sólo por los abusos, sino también por los intentos de suicidios en adolescentes.

“Me voy a enfrentar con el diablo… Esperé 10 años pero estoy tranquilo. Me siento bien; soy una persona fuerte. Pasé por una lucha durante 10 años… Hoy me siento muy fuerte. Durante el juicio, lo voy a enfrentar desde el día uno, todos los días, hasta que se termine. Quiero estar frente a esa persona. Sé que en ese momento, voy a perder el miedo”, comentó.

En este contexto, consideró que el acompañamiento psicológico fue clave para llegar a esta instancia. Recientemente, hubo un primer acercamiento con el Colegio de Psicólogos de Catamarca, luego de la presentación de la Red de Sobrevivientes de Abusos Sexuales Eclesiásticos en la Legislatura. “Empezó a surgir el tema del acompañamiento. El lunes tuvimos el primer encuentro con el grupo que se formó para acompañarme en la causa. Son tres profesionales. Me sentí muy acompañado. Me hacía falta acompañamiento psicológico. Tuve mi psicólogo pero ya no está. Hay un psicólogo de la Red de Sobrevivientes. Ellos están trabajando en conjunto para acompañarme desde el inicio hasta que finalice el juicio”, indicó.

Una espera de una década

En marzo de 2014, una mujer denunció en Andalgalá al cura párroco José Renato Rasgido.

La fiscal Martha Nieva estuvo a cargo de la investigación e imputó al sacerdote por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado en concurso ideal con corrupción de menores”, ambos “agravados por su condición de ministro de un culto religioso”.

El debate se desarrolla a puertas cerradas en la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación. El Tribunal está integrado por Miguel Lozano Gilyam, Silvio Martoccia y Mauricio Navarro Foressi.

El Ministerio Público fiscal es representado por el fiscal Augusto Barros, quien está acompañado por la abogada de la querella, Silvia Barrientos. La defensa es ejercida por el abogado del foro local Luciano Rojas.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
se tomo juramento a nuevos funcionarios

Te Puede Interesar