jueves 11 de julio de 2024
Los presidentes de los países plantearon que Argentina debía estar

Brasil y Uruguay cuestionaron el faltazo de Milei en el Mercosur

En lugar del presidente, fue la canciller Diana Mondino, quien pidió modernizar el bloque.

La ausencia del presidente Javier Milei a la cumbre del Mercosur en Paraguay, no cayó bien entre los miembros del bloque regional. En este sentido, el mandatario de Uruguay, Luis Lacalle Pou, apuntó contra Milei por su ausencia, al respecto consideró que allí deberían “estar todos los presidentes”.

El presidente de Brasi, Luis Inácio "Lula" Da Silva también se refirió al faltazo del argentino.

Durante el plenario y al exponer sobre las relaciones bilaterales con China, el jefe de Estado uruguayo destacó que hubo un cambio de visión en Argentina", pero anticipándose a la crítica directa a Milei sostuvo que “no sólo importa el mensaje” y que "es muy importante el mensajero”.

“El planteo de avanzar bilateralmente con China no era caprichoso, es que necesitamos avanzar. Si no había voluntad de los socios de avanzar en conjunto, déjennos avanzar en distintas velocidades. Hubo un cambio de visión en Argentina, veo que Brasil expresa voluntad de abrirse. Pero no solo importa el mensaje, es muy importante el mensajero”, dijo.

“Si el Mercosur es tan importante, acá deberíamos estar todos los presidentes. Yo le presto importancia al Mercosur. Si realmente creemos en este bloque, deberíamos estar todos”, reprochó Lacalle Pou.

De la cumbre participaron, además de Da Silva (Brasil) y Lacalle Pou, Luis Arce (Bolivia) y Santiago Peña (Paraguay).

Milei, en tanto, brilló por su ausencia, decisión que tomó para no cruzarse con su par brasileño, con quien mantiene fuertes disputas ideológicas y al que llegó a llamar “comunista corrupto”.

Por su parte, el propio "Lula" Da Silva catalogó como "una inmensa tontería que un presidente de un país importante como Argentina no participe en una reunión como el Mercosur” y consideró que “es triste para Argentina”.

Lo hizo en declaraciones periodísticas una vez finalizado el encuentro regional, donde destacó que el pueblo argentino necesita estar representado en el Mercosur por la importancia de los temas que se discuten allí.

En lugar de asistir a la cumbre sudamericana, Milei prefirió reunirse el domingo en Camboriú con el expresidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el archirrival de Lula, lo que fue visto como una provocación hacia el actual mandatario y líder del Partido de los Trabajadores del vecino país.

Además de las declaraciones a la prensa, en su intervención en Asunción, Lula Da Silva pareció contestarle a Milei cuando esgrimió que “el libre mercado no es una panacea de la humanidad”.

“Los que conocen la historia de América Latina reconocen el valor del Estado como planificador e inductor del desarrollo”, opinó y fue aún más lejos en su crítica a gobiernos como el de Milei cuando aseguró que ”no se justifica revivir experimentos neoliberales que solo han exacerbado las desigualdades en nuestra región".

"Más moderno"

En representación del país, estuvo la canciller Diana Mondino, quien llamó a "terminar con las barreras arancelarias" y abogó por un "sistema económico basado en la libre empresa" para combatir la pobreza.

Al hacer uso de la palabra durante la sesión plenaria, Mondino abogó por un bloque regional más "flexible y más moderno".

"Estamos en un mundo convulsionado. Aun así se han alcanzado a nivel mundial unos 300 acuerdos comerciales. Creemos firmemente que la mejor forma de enfrentar los desafíos globales es promover las ideas de libertad. Para la Argentina se acabaron las ambigüedades", expresó Mondino.

Para la jefa de la diplomacia argentina, "un sistema económico basado en la libre empresa es la única herramienta con la que contamos para terminar con el hambre, la pobreza y la indigencia. Es el objetivo de todos. Creemos que el mercado es un proceso de cooperación social, donde hay intercambios voluntarios".

También ratificó que "ningún golpe de Estado ni ataque a la democracia es aceptable" en la región.

En el orden económico, señaló que el Mercosur tiene un "exceso de regulaciones, que se cerró en sí mismo y que, con el argumento de erigirse en una 'barrera protectora' frente a las importaciones desde terceros mercados no hacía más que limitar sus propias exportaciones, lesionando el sistema de equilibrio general que subyace al intercambio comercial".

Seguí leyendo

Te Puede Interesar