domingo 2 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Abusos de autoridad

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
12 de agosto de 2022 - 01:00

Se trata de la primera denuncia efectuada durante la etapa de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio por la pandemia de coronavirus aún vigente que llega a la instancia de juicio oral y público. Hubo, sin embargo, muchas efectuadas, formal e informalmente, por casos de abusos de autoridad que impidieron, con argumentos ajenos a cualquier sentido común, el contacto absolutamente justificado entre personas.

La fiscalía de Huinca Renancó pidió esta semana elevar a juicio a dos médicos, una trabajadora social y un policía por impedir el paso de un hombre llamado Pablo Musse desde la provincia de La Pampa a la de Córdoba, para ver a su hija Solange, enferma de cáncer. Cuando el permiso para atravesar el límite llegó, merced a un amparo judicial, Solange ya había fallecido. Pablo no pudo despedirse.

Los imputados llegarán al juicio como posibles coautores de los delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Argumentarán en su defensa, seguramente, que obedecían órdenes. “Esta resolución nos dio un poquito de alivio. Pero junto a mi abogado vamos a buscar a los responsables reales, los de arriba, que dieron las órdenes porque los que están imputados no hicieron más que cumplirlas”, dijo Pablo Musse.

“En nombre de la pandemia se han pisoteado garantías constitucionales, avasallando derechos individuales; acá se han violado normas supranacionales que pensamos elevar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, agregó.

Las medidas de aislamiento, necesarias para restringir la circulación del virus, contemplaban lógicas excepciones. Por ejemplo, los trabajadores esenciales. Con el mismo criterio, casos como el de un padre que requería imperiosamente ver a su hija con una enfermedad terminal debería haberse contemplado, siguiendo lógicamente los protocolos de prevención establecidos. Hubo otro caso similar, ocurrido en Santiago del Estero. La policía impidió el paso de un hombre que volvía de Tucumán con su hija Abigail, paciente oncológica, con el argumento de que necesitaba la autorización del Comité de Emergencia. El hombre tuvo que atravesar el límite entre ambas provincias a pie y cargando a la niña, de 12 años, en brazos.

En medio de tantas restricciones, se conocían casos de violaciones flagrantes del aislamiento, incluso uno, el más conocido, que involucró al presidente Alberto Fernández y la primera dama, Fabiola Yáñez.

El proceso judicial contra los responsables directos en el caso Solange Musse servirá como un castigo contra esos abusos, aunque las posturas inflexibles y fuera de todo sentido de la solidaridad y la empatía correspondían en estos casos a altos funcionarios, que dictaban normas restrictivas a su antojo y casi sin control de razonabilidad.

Difícilmente se vuelvan a vivir situaciones de restricciones de circulación de este tipo en el futuro, pero los casos mencionados deberían servir como disparadores para reflexionar sobre los abusos de poder y los límites que deben lógicamente establecerse.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
banda de los camellos j: un guardiacarcel, internado por una hemorragia

Te Puede Interesar