Se denomina "La casa y el lobo"

Juan Martín Angera lanzó la primera parte de su disco

Son las primeras tres canciones del álbum producido totalmente en un formato digital: "Obse", "Cuando el lobo sople" y "Buenos Aires". Contó con la colaboración de amigos en la musicalización.
sábado, 8 de febrero de 2020 · 01:05

El músico catamarqueño Juan Martín Angera lanzó en plataformas digitales la primera parte de su nuevo disco "La casa y el lobo".
Con ilustración de tapa de su hermano, Juan Ignacio Angera, tres son las canciones presentadas en esta primera entrega por el artista que el fin de semana pasado actuó junto a su compañera, María Paula Godoy, en la previa del recital de Patricia Sosa organizada por el tenor Nicolás Romero en el Polideportivo de El Rodeo.

Según explicó Angera, el contexto de producción de la obra y su concepto van de la mano, ya que trabajó las canciones en su propia casa y durante los dos primeros años de crianza de su primer y único hijo. "El lobo y la casa representan juntos una dinámica muy antigua, que puede verse cifrada en el ADN de nuestra especie. Se trata de construir un refugio y al mismo tiempo evitar que la naturaleza o la misma voracidad del hombre lo destruya", definió el músico.

De esta manera, el orden de las canciones busca construir en flashback el cuento que su autor desea narrar: primero, con "Obse", presenta al espíritu agresor, el malo de la película desde una visión más infantil; en segundo lugar, con "Cuando el lobo sople", se presenta a la posible víctima desde el lugar preciso en que es acechado, desde adentro de su endeble refugio, desde el nudo.

El tercer tema, "Buenos Aires", funciona como una manera de presentar al personaje que protagoniza la fábula, el camino clásico de un joven inocente y etéreo que busca oportunidades en una gran ciudad e inevitablemente acabará enfrentándose a las amenazas de la misma.

Un disco, un curso
Angera también detalló que la experiencia resultó como un curso técnico de producción musical, ya que en un comienzo trabajó en soledad y estudiando aspectos diversos de ingeniería en sonido a través de tutoriales para lograr completar la misión. "Cuando terminó todo creí que el proceso merecía una buena devolución y envié el disco a un ingeniero en sonido de Buenos Aires que trabajó con artistas como Celia Cruz, llamado Carlos Laurenz. Él rescató generosamente muchas cosas pero señaló severamente otras. Entonces comencé una búsqueda de ingenieros en sonido que acabó en Federico Nicolao, técnico porteño que trabaja con artistas nuevos como Dura tierra o Topo Encinar. Junto a él remezclamos las canciones buscando corregir los aspectos que no logré dominar durante el aprendizaje y la verdad me sentí muy tranquilo y acompañado por primera vez en el camino".

Con la ayuda de los amigos
Aunque la grabación está hecha completamente en la computadora de Angera, notebook antigua con placa de sonido gratuita y virtual, según relató el artista, este también contó con la colaboración de músicos amigos: Lucas Pierro, arreglador del proyecto Pato, de Nadia Larcher, puso el piano en la canción del lobo; Abraham Jimenez, músico catamarqueño multinstrumentista, grabó percusiones en el estudio de la vicegobernación para el mismo tema; y David Quiroga, músico catamarqueño que puso el sabor de la percusión en la cumbia "Obse", en la casa del tecladista Martín Carrizo.

Otras Noticias