jueves 30 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Florencia Leguizamón

"Utilizar técnicas ancestrales, hace que los objetos tengan el ADN del lugar en ellos"

Caucus.lab es un emprendimiento que nació de la mano de una joven emprendedora que, junto a artesanos de Catamarca, realizan prendas de vestir y objetos de decoración para el hogar.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de abril de 2022 - 01:10

María Florencia Leguizamón es una joven arquitecta, radicada en Buenos Aires, en donde reside con su pareja desde 2020. Anteriormente, la catamarqueña vivió en Córdoba donde estudió arquitectura y luego vivió en Nueva Zelanda y Australia.

Una vez radicada en Argentina y en plena pandemia, la joven comenzó un proyecto, por lo que aprendió a coser y teñir telas con tintes madres. “Comencé a trabajar con algodón y a vender cosas que yo hacía, comencé con algunas cosas de diseño como fundas de edredón, almohadones, pie de cama, cosas de home”, comentó Florencia en diálogo con Revista Express.Fue así, que Florencia comenzó a adentrarse en el mundo de los tintes naturales y a conocer su proceso. “En ese momento veía videos, todo era por internet y me doy con que los artesanos también teñían con tintes naturales”, aseveró la joven emprendedora.

Poco a poco, Florencia comenzó a adentrarse en el mundo de las artesanías, los telares y el hilado de la lana. Así surgió en ella, las ganas y el deseo de comenzar a realizar sus diseños y poder hacer un nexo entre una actividad que marca las costumbres norteñas y el plus que su creatividad podía darle. Por eso, en plena pandemia comenzó la búsqueda de artesanos catamarqueños que deseen sumarse a su proyecto. Una tarea que no resultó fácil, pero que pudo sortearla con éxito por su perseverancia. “La búsqueda de artesanos fue bastante complicada y muy compleja, ya que no siempre todos son receptivos a trabajar y realizar diseños de otras personas, pero pudimos lograrlo”, aseveró. Además, Leguizamón advirtió que el proceso lo realizaron por internet, ya que ese momento no podían viajar y las comunicaciones fueron “un poco más difícil”.

De esta manera, Florencia explicó que fue un aprendizaje constante el poder expresarse y comunicarse con personas que manejan otros códigos y significados. “Muchas veces nos pasaba que pedíamos algo, dando por sentado que el otro u otra nos entendía y no era así o bien, en viceversa”, dijo la arquitecta.

Así, nace Caucus.lab, un emprendimiento que actualmente tiene su local físico en Buenos Aires y realiza comercialización vía internet. En este proyecto, participan alrededor de veinte artesanos de manera constante y rotativa.“En realidad, estamos siempre trabajando en simultáneo y necesitamos trabajar con mucha gente para cubrir la demanda”, afirmó Florencia. A su vez, comentó que actualmente se encuentran trabajando con una cooperativa y con distintas familias de artesanos, por lo que se involucró a “varias personas”. Estas se encuentran en diferentes puntos de Catamarca. “Comenzamos trabajando con Belén, ahora estamos trabajando con Santa María, que tiene muchísimos artesanos y fue muy lindo lo que encontramos allí. También, en Laguna Blanca”, indicó.

Fibras

En sus inicios, Caucus trabajaba con fibras de oveja. Al poco tiempo, fueron incorporando la fibra de llama para las prendas de vestir. “Es mucho más fina, suave y más liviana. No así la fibra de oveja, que tiene más cuerpo y es más pesada”, sostuvo la emprendedora. En este sentido, señaló que la fibra de oveja es más rústica y tiene una impronta “más gauchesca”. De esta manera, tal como usan la fibra de llama para prendas de vestir, la de oveja la utilizan para realizar accesorios que decoren el hogar, como alfombras, pie de cama, etc.

Este emprendimiento tiene una respuesta positiva, ya que la sustentabilidad y el “volver a las raíces” se encuentra en auge. “Es muy hermoso retomar todo lo que tiene que ver con nuestro ADN en lo cultural y en técnicas ancestrales. Eso es algo a lo que la gente se vuelca y lo podemos ver día a día en la respuesta que vemos de las personas hacia nuestros productos”, dijo Leguizamón.

Técnicas y diseño

Caucus.lab se distingue en sus diseños de prendas de vestir por la paleta de colores que utiliza. “Siempre trato de que sea todo natural, por ejemplo, cuando es fibra de llama, evitamos hacerle procesos en los colores, sobre todo en los crudos, negros, gris y tostados”, destacó Florencia.

Por otro lado, la joven manifestó que cuando trabaja la fibra de oveja, realizan un proceso de teñido, respetando la paleta de colores tierra que identifica la marca. “Creo que eso nos distingue, ya que generalmente uno está acostumbrado a ver colores más estridentes y los relacionamos con nuestra cultura norteña. Creo que por ahí pasa nuestra diferencia”, aclaró la joven.

En referencia a los diseños, Leguizamón sostuvo que realiza formas orgánicas. “Me llaman mucho. Estoy haciendo, últimamente, muchos círculos, ya que el proceso de diseño comienza siempre con algo de la naturaleza, que comienza siendo un disparador, ya sea un color o una forma, y a eso lo dibujo en mi bitácora y después lo paso con medidas y proporciones a un programa que se llama Ilustrator y lo paso en PDF para enviárselo al artesano”, agregó Florencia. A su vez, añadió que el poder incorporar “formas más modernas” es “especular”, ya que es consciente de que los artesanos están incorporando nuevas formas de trabajo.

Comercialización

Los artículos pueden encontrarse en la tienda online o bien, en el local que abrió sus puertas en Buenos Aires. “Con la tienda virtual podemos vender en español, y no tenía mucha llegada al extranjero. En cambio, la tienda física sí. Y la verdad, es que la gente se va muy feliz, la gente encuentra la tienda y se van maravillados. Eso genera una gran satisfacción”, dijo la joven.

De esta manera, indicó que pueden encontrar los objetos que comercializa en @caucus.lab, en su página de Instagram o bien, en la tienda online www.caucuslab.com.ar.

En cuanto al nombre, Florencia explicó que caucus está relacionado con “nuestra cultura” y significa “asamblea de personas”, algo que buscó como meta desde el comienzo de su proyecto. “Somos un grupo de personas que se encuentra trabajando y tirando para un mismo lado”, destacó. Y en referencia al lab, tiene que ver con “laboratorio de objetos”, ya que siempre “estamos creando e inventando algo nuevo”.

La sustentabilidad

“Creo que es súper importante hacer hincapié en la toma de conciencia y, por eso comencé a trabajar con fibras naturales, ya que tomar conciencia de cómo se vive y que nos rodea, es fundamental”, expresó. De esta manera, dijo que saber en qué material uno apoya su cara, o bien, pisa cuando está en su casa, es “muy importante”. “A veces las alfombras llegan llenas de palitos, llegan con olor a leña. Son muchas sensaciones las que te producen estos objetos y es algo hermoso para incorporar y tener la conciencia al comprar artesanías”, comentó. A su vez, remarcó: “Son pequeños tesoros que están hechos a mano, con la cultura y el ADN del lugar”.

Texto: Noelia Tapia López

Fotos: Gentileza M.F. Leguizamón

Seguí leyendo

Te Puede Interesar