viernes 25 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El poder del carisma

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

¿Quieres ser más influyente en tu entorno profesional y acelerar tu carrera hacia puestos de dirección? Punto principal, el “carisma”. El carisma en una líder es la gran fuerza revolucionaria; es una cualidad de doble dirección, ya que debe partir de una persona, a quien se reconoce como carismático pero necesariamente ha de ser percibido por otros de este modo. No solo por aquellos con quienes mantiene una conversación cara a cara, sino por las masas. George A. Sparks, de la Universidad de Kaplan, en su ensayo lo define muy claro. La persona carismática consigue que las audiencias se sientan inspiradas y actúen siguiendo las directrices y puntos de vista del mismo modo que el público ante un buen actor es capaz de creerse el papel que representa.

Un ejemplo del Siglo XXI de liderazgo femenino es Christine Lagarde, la primera directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2011, y primera presidenta del Banco Central Europeo (BCE). Se ha tenido que enfrentar a retos que ha logrado salir con éxito gracias a su manera calmada y carismática. “Aprieta los dientes y sonríe”, es una de las frases más populares de Lagarde. La aprendió durante la época en la que practicaba natación sincronizada que, sin duda, ha marcado su actitud. Algunos de sus valores más arraigados son la voluntad, el compromiso y la disciplina, los cuales transmite en cada uno de sus discursos. Otra de las características de su comunicación no verbal es su imagen cuidada al detalle, que le permite transmitir un carisma muy poderoso. Esto, unido a su determinación, hace que las decisiones económicas más difíciles sean comprendidas y aceptadas, debido a la confianza que transmite.

Otro ejemplo es la Madre Teresa. El trabajo con los más desfavorecidos ha hecho mundialmente conocida a esta monja, que dedicó su vida a los demás, llegando incluso a abandonar su pasión, la enseñanza, para centrarse en su vocación. Trabaja tus habilidades las que te ayuden a impulsar ese crecimiento positivo y dar el próximo paso.

De mujer a mujer, honro lo más sagrado en ti. ¡Hasta el próximo domingo!

Sonia

Te Puede Interesar