Primera película de Netflix Argentina

Thriller policial con pocas luces

domingo, 7 de junio de 2020 · 01:00

**
La corazonada (Argentina, 2020) Dir. y Guion: Alejandro Montiel. Con Luisana Lopilato, Joaquín Furriel, Rafael Ferro, Maite Lanata. Apta mayores 16 años

La corazonada está basada en la novela policial “La virgen en tus ojos”, y es una precuela de Perdida, adaptación de “Cornelia”, ambos libros escritos por Florencia Etcheves.

En el centro de estas historias siempre hay un asesinato o una desaparición, y el argumento se motoriza para revelar el misterio y atrapar al culpable, pero lamentablemente en ambas películas, el problema son las escasas habilidades interpretativas de su protagonista.

Luisana Lopilato hace de la oficial de policía Manuela “Pipa” Pelari, y en La corazonada la vemos trabajar en su primer caso importante, mientras también investiga a su jefe (Joaquín Furriel), que es sospechoso de asesinato.

Tanto en Perdida como en esta precuela, la interpretación de Lopilato deja bastante que desear. Sus escenas y diálogos se sienten forzados, y su rostro y cuerpo no reflejan el rango emocional por el que, teóricamente, atraviesa su personaje.

Como resultado, la historia se derrumba en lo más importante, que es su protagonista, quien debería estar más afianzada luego del primer filme. Es una pena porque la historia es prometedora, y el cine argentino no cuenta con muchos thriller policiales escritos por mujeres. 

Sin embargo, no sólo Lopilato está floja sino también su compañero de pantalla, Joaquín Furriel, que encarna a un personaje bastante estereotipado: un experimentado detective con un pasado trágico, el cual será el detonante de las sospechas que lo ponen en el ojo de la tormenta.

Del lado positivo, las actuaciones de Maite Lanata y Delfina Chaves -aunque con poco tiempo en pantalla- salvan la cuota dramática del filme. Las jóvenes actrices ponen poder interpretativo y complejidad al servicio de sus personajes, dándole credibilidad a una historia que tambalea por su apática dupla protagonista.

Técnicamente la película tiene una cuidada puesta en escena y fotografía, sobre todo al inicio, pero es una pena que estos elementos no tengan peso en la historia.

Para redondear, La corazonada –y también su predecesora- son thriller nacionales con interesantes giros de guion, pero están muy “americanizados”. Por decisión del director o la mala adaptación del material en el que se basan, están llenos de clichés propios de títulos de Hollywood, que no crean un universo propio, sino más bien imitan otros ya creados.

Lidia Coria
Twitter: @liXoria
Facebook: Cinéfilos a Bordo


 

Otras Noticias