Cine para el Día del Padre

¡Papás de película!

domingo, 21 de junio de 2020 · 01:02

En esta notita proponemos diez películas protagonizadas por un padre muy especial. Historias animadas, dramas conmovedores, comedias para no parar de reír, diez historias diferentes, donde la relación entre el papá y sus hij@s es vital, y nos dan el marco perfecto para festejar juntos, en familia, el Día del Padre. ¡A disfrutar! 

Indiana Jones y la última cruzada (1989)
En la tercera película de la saga, Steven Spielberg nos presenta al padre de “Indy”, quien está interpretado por nada más ni nada menos que Sean Connery. Así, padre e hijo, con una química envidiable, protagonizan este clásico de aventura, comedia y acción que nos introduce a la búsqueda del Santo Grial para evitar que la sagrada reliquia termine en las manos de los nazis. Con música de John Williams, esta cinta refleja la conflictiva y divertida relación del famoso Indiana Jones y su papá, que no es tan diferente a su hijo, por más que intenten negarlo.

El padre de la novia (1991)
Esta famosa comedia de los noventa protagonizada por Steve Martin, Diane Keaton y Kimberly Williams en realidad es una exitosa remake del clásico de 1950, encabezada por Spencer Tracy y Elizabeth Taylor. George es el papá de Annie, su única hija, y no le hace nada de gracia que su “pequeña” vaya a casarse. En medio de reuniones familiares y los preparativos de la boda, esta película es una seguidilla de momentos cómicos inolvidables, donde el padre finalmente tendrá que aceptar que su hija ha crecido y está lista para emprender su propia vida.

Papá por siempre (1993)
Una de las comedias más hilarantes protagonizadas por Robin Williams. Aquí, interpreta a Daniel Hillard, un padre divorciado que, tras perder la custodia de sus hijos, se hace pasar por una señora mayor para ser la niñera de sus propios pequeños y así pasar más tiempo con ellos. Momentos comiquísimos y otros muy emotivos, esta peli es ya un clásico, especial para ver un domingo en familia.

El árbol de los sueños (1994)
Este sobrecogedor drama, encabezado por Elijah Wood (El señor de los Anillos) y Kevin Costner, cuenta la historia de una familia pobre de Mississippi, cuyo padre regresa de la guerra de Vietnam en 1970. Violencia, racismo y secuelas de la guerra están presentes en este relato que destaca la figura de un padre que lucha contra el estrés postraumático para convivir con su familia y comunidad. Las actuaciones de Wood y Costner son memorables y una de las dinámicas padre-hijo más conmovedoras del cine.

La vida es bella (1997)
Escrita, dirigida y protagonizada por Roberto Begnini, este filme refleja una relación tierna e inocente entre padre e hijo en la ficción. Ambientada en la Segunda Guerra Mundial, narra la historia de Guido, un judío que es recluido en un campo de exterminio junto a su hijo. Sin embargo, y pese a la crueldad de su realidad, el padre hará lo imposible por convencer al pequeño de que todo lo que están viviendo es tan sólo un juego. Este clásico que se quedó en los corazones de muchos cinéfilos, se llevó tres Oscar, incluyendo Mejor Película Extranjera (Italia) y Mejor Actor. 

Yo soy Sam (2001)
Sean Penn fue nominado al Oscar por interpretar a Sam Dawson, un discapacitado intelectual, que en este drama lucha por la custodia de su hija –interpretada genialmente por Dakota Fanning-, que le fue retirada por el Estado por no considerarlo competente para hacerse cargo de su educación. Emocionante y entrañable, es otro de los filmes que reflejan una relación especial y única entre padre e hija.

Buscando a Nemo (2003)
Nemo es el único hijo de Marlin, ambos peces payasos que llevan una vida bastante tranquila en el arrecife. Sin embargo, un día el pequeño Nemo es pescado y termina atrapado en una pecera de un dentista. Su padre, que siempre fue muy sobreprotector, emprenderá una peligrosa (y divertida) aventura para traerlo sano y salvo a casa. En el camino conoceremos a Dory, otra querida pececita un poco olvidadiza, que luego tuvo su propia película. 

El gran pez (2003)
Esta película de Tim Burton narra la relación de un padre y su hijo, combinando fantasía con realidad. Las anécdotas de Edward Bloom siempre fueron increíbles y su hijo llegó hasta rechazarlas. Sin embargo, cuando descubre que su padre padece una enfermedad terminal, regresa para estar a su lado. En esos últimos momentos escuchará una vez más sus relatos, tan maravillosos como admirables, que parecen revelar más de su progenitor de lo que imaginaba.

En busca de la felicidad (2006)
Este drama tiene la particularidad de estar protagonizado verdaderamente por un padre y su hijo: Will Smith y su hijo Jaden. Cuenta la historia de Chris Gardner, un brillante vendedor que, tras una mala inversión, termina en bancarrota y se queda en la calle junto a su hijo de cinco años. Tras conseguir unas prácticas en una prestigiosa empresa como corredor de bolsa, el personaje de Smith luchará junto a su pequeño para salir de esa difícil situación y tener una vida mejor. El filme fue muy bien recibido por el público y la crítica, y Smith fue nominado por segunda vez al Oscar como mejor actor protagónico.

Capitán Fantástico (2016)
Viggo Mortensen es el Capitán Fantástico de esta comedia dramática por la que también fue nominado al Oscar. Padre de seis hijos, durante diez años vivió junto a ellos en remotos bosques, alejados de la civilización, donde los educó bajo una alta exigencia intelectual, rechazando cualquier contacto con el capitalismo. Sin embargo, un día se verán obligados a salir de su refugio y enfrentarse a una sociedad moderna, donde las enseñanzas de este padre singular se contraponen a la realidad.

Lidia Coria