sociedad

La Campaña de la propina sigue adelante

Aunque los bares y cafeterías permanecen cerrados, Natalia Merchán prepara una nueva cruzada solidaria, con destino Belén.
domingo, 17 de mayo de 2020 · 01:04

Desde hace más de 10 años, la Campaña de la Propina lleva un festejo a niños y niñas del interior profundo de Catamarca. Con el dinero de las propinas que Natalia Merchán recibe por su cálida atención, la buena moza prepara las compras, organiza la logística y se ocupa, junto con el Grupo Solidario Sonrisas, para que los chicos de las localidades más remotas puedan festejar el Día del Niño o tengan un regalito por los Reyes Magos.

Este año los planes debieron cambiar pero la Campaña de la Propina no se detiene. Natalia contó que había planeado un viaje hacia Aguas Calientes, en Belén. Había realizado todos los arreglos para finales de marzo pero, debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio, la cruzada solidaria se postergó.

“Se tuvo que suspender por la pandemia. Tenía todo para el viaje; recibí mucha colaboración de ropa y juguetes desde Buenos Aires. Lo que tenía ahorrado era para comprar leche y combustible para poder llegar”, contó.

Pese a la adversidad, esperó y ahora se prepara para un nuevo viaje. La buena moza se prepara para poder llegar a Aguas Calientes. Este sería el tercer viaje. “Es una alegría verles la cara cuando se les entrega algo. Para nosotros, del Grupo Sonrisas, es un lugar muy especial”, expresó.

Las personas que quieran colaborar, pueden acercarse a Bonafide, de 8 a 18. Allí encontrarán a Natalia y con tan solo un café y una propina ya están colaborando para que los chicos de Aguas Calientes reciban un juguete y otros elementos de primera necesidad. En esta cruzada solidaria, la buena moza siempre recibe la colaboración de personas que ayudan de distintas maneras. En una ocasión, un hombre le entregó zapatillas de un comercio de su propiedad que había cerrado. Parte del stock que le había quedado fue donado. Sus hijos y sus amigos también la ayudan a preparar las bolsas con golosinas y a envolver regalos.

Con su cruzada solidaria, centenares de niños catamarqueños pudieron tener un regalo para el Día del Niño o para Reyes o útiles escolares para el inicio de ciclo lectivo. En oportunidades anteriores, Natalia llegó, junto con Sonrisas, a Pomán, Fiambalá, Medanitos, Tatón, Ancasti, Belén, Paclín y Santa María, entre otros sitios.

"Es algo muy mío. Esto me pasa con la propina. Ya tengo mi sueldo. Por qué no, esa plata, que tal vez me la dan por atención, compartirla, destinarla a algo. Quizá lo necesite pero tengo mi sueldo”, había expresado.

 

Texto: Basi Velázquez