Motos

En 48 cuotas ya está disponible

domingo, 22 de noviembre de 2020 · 01:00

A poco más de dos meses de su anuncio oficial, ya se encuentra disponible la línea de crédito para la compra de motos en 48 cuotas a través del Banco Nación. Te contamos los pasos a seguir.

El Banco Nación informó que ya está disponible la línea de crédito para la adquisición de motos de fabricación nacional en cuotas, que permitirá comprar motos de hasta $200.000, a un plazo de 48 meses y con una tasa final del 28,5%. El monto máximo a financiar por usuario es hasta $200.000, a un plazo único de 48 cuotas, sistema de amortización francés, y alcanza a clientes o no clientes de la entidad. Respecto a la tasa de interés, para quienes cobren sus haberes a través del BNA, será de 28,5% en tanto que para el resto de los usuarios será de 37,5%.

La gestión de la línea se inicia a través la web del Banco Nación, luego se completa la documentación de forma presencial, en tanto la comercialización de las unidades se realizará a través de la red de concesionarios que tienen acuerdo con la entidad.

La selección del producto se efectúa mediante el Marketplace incorporado en el sitio del Banco: https://tiendabna.com.ar/mi-moto (hacé click y mirá el listado completo) , donde se exhibirán los distintos modelos de las motocicletas.

Cuotas, precios y algunos interrogantes

En el anuncio oficial de este plan de financiamiento en cuotas, hace poco más de dos meses, el Gobierno y las Cámaras del sector intervinientes se enorgullecían de un catálogo de 40 motos entre las cuales se podía elegir.

El Marketplace del BNA ofrece solo 34 modelos. ¿Qué pasó? 6 modelos se quedaron “afuera” por ahora superar el tope de $200.000.

En este actualizado listado encontramos a la Honda CG150 Titan a un precio de $199.900, justo al borde del tope máximo de $200.000. En este sentido, y también muy cerquita del tope máximo se encuentran modelos como la TVS RTR 160 a $186.637 o el scooter Kymco Agility 125 a $178.990.

¿Qué pasará con estos modelos? ¿Irán desapareciendo del listado de opciones a medida que vayan aumentando y superando los $200.000? ¿El Gobierno y las Cámaras del sector se comprometieron a “congelar” de alguna manera este listado? Estas preguntas que nos hacemos nosotros, seguramente sean las que vos también te haces y de las que, lamentablemente no tenemos las respuestas.

De todos modos, la iniciativa facilita al usuario la compra de su primer moto, que reactiva un sector que emplea a tantas familias y que incentiva el uso de unos de los medios de transporte más eficientes, y más aún en este contexto de pandemia.

También debemos decir que la tasa de interés, por más que se encuentre por debajo de nuestra estratosférica inflación anual, nos parece alta y hubiese sido una más adecuada, como la del 16% que se rumoreaba hace ya varios meses cuando se hablaba de un plan de 36 cuotas. Otra gran alternativa y que hubiese permitido un listado con más modelos y a más bajo precio, hubiese sido la quita de algún porcentaje de impuestos   que paga una moto 0km en nuestro país, que recordemos son de los más altos del mundo.

Por último, del listado de modelos participantes, se desprende que ninguno posee ABS (ni siquiera delantero) y que solo la Bajaj Rouser NS125 ($154.990) ofrece sistema combinado de frenos CBS, sistema que reparte la frenada de manera mecánica entre ambos ejes al pisar el pedal de freno trasero.

¿Se tuvo en cuenta algún aspecto de la seguridad al usuario y a terceros en este plan de financiamiento? Esperemos que mínimamente el usuario reciba un casco homologado con la compra de su moto, o en su defecto, una importante y real bonificación del mismo.

Con sus pro y contras, esta herramienta de financiación en cuotas debería tener un impacto positivo en las cifras de patentamientos, que recordemos, muestran una leve recuperación en los últimos meses.

Ojalá este sea el primero de muchos planes de financiación para la compra de motos en cuotas, y que se pueda ir perfeccionando con una mirada más global del sector.

Nissan piensa en su pick up compacta

El segmento de las pick ups compactas se asemeja en cierta forma a lo que sucedió con los B-SUV’s: nació como una apuesta de, en este caso, dos marcas -Fiat con la Toro y Renault con la Duster Oroch- y rápidamente se volvió una tendencia que cada vez atrae a más marcas. Hyundai está finalizando el desarrollo de la Santa Cruz, Volkswagen está decidiendo si finalmente le da luz verde a la Tarok, Ford presentará próximamente a la Maverick y también se dice que Chevrolet está trabajando en una propuesta similar. Ahora es Nissan la que mostró interés por esta incipiente categoría y podría sumarse en un futuro no muy lejano.

Así lo dio a entender Ivan Espinosa, Presidente de Planeamiento Global de Producto de la marca japonesa en una entrevista con el sitio Cars Guide. El directivo reconoció que están atentos a las nuevas tendencias del mercado y que este nuevo nicho tiene un gran potencial: “Es uno de los escenarios posibles. Quizás exista la necesidad de algo más cercano a un automóvil de paseo que sea interesante para el conductor. Como dijimos, estamos constantemente mirando el mercado y explorando diferentes alternativas”, afirmó.

Por el momento se trata sólo de una posibilidad, de una idea aún “verde”, pero que puede tener mucha lógica considerando algunos aspectos relacionados con el mercado y la evolución de los productos ya existentes: hacia 2024 la Frontier se renovará por completo con una nueva generación, que inevitablemente crecerá en tamaño, prestaciones y tecnología, dejando el espacio suficiente para un nuevo producto. Eso mismo fue lo que sucedió con las pick ups compactas, que poseen el tamaño de una camioneta mediana de los 90, mientras que las mid-size actuales superaron holgadamente aquellas medidas. Este hueco existente podría ser cubierto con un vehículo con un enfoque más urbano o de paseo, con un comportamiento más próximo al de un auto que al de un utilitario de trabajo. Es ahí donde una nueva pick up de Nissan tiene sentido y podría aprovechar la misma plataforma CMF de varios de sus productos, por lo que no sería un desarrollo desde cero, inclusive en cierta forma podría complementar al Kicks o convertirse en una opción para quien quiera dar el salto del segmento B.

Otro punto interesante se da en cuanto a las normativas de emisiones y consumos, algo que el propio Espinosa explicó: “Existe una oportunidad en algunos mercados globales. Pensando en la evolución de las pick ups, no sólo en término de la demanda de los clientes, sino también en cuanto a normativas regulatorias y de emisiones, habrá una exigencia de vehículos más livianos y más eficientes en consumo de combustible. Una forma de solucionar esto es mediante la electrificación, pero la otra es trabajar para reducir el peso y la masa”.