domingo 27 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Miniserie nacional

Correcto romance de época

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Secreto bien guardado (Argentina, 2019) Dir. Alberto Lecchi. Guion: Silvina Frejdkes. Con Oriana Sabatini, Victorio D’Alessandro, Noemí Frenkel, Jorge Suárez, Matías Mayer, Agustina Palma. Mayores de 13 años. Ocho episodios. Disponible en Netflix.

Esta miniserie producida por el INCAA, está basada en la primera novela de la escritora cordobesa Viviana Rivero, publicada en 2010.

Ambientada en la Argentina de 1940, es la historia de Amalia Peres Kiev, una adolescente judía, que durante unas vacaciones con su familia, se enamora de Marthin Müller, un joven abogado nazi que se hospeda en el mismo hotel… y el amor prohibido está servido en bandeja.

Un dato a destacar es que la ficción fue filmada en el célebre Eden Hotel -ubicado en La Falda, Córdoba- que hospedó en la vida real a famosos personajes como Rubén Darío, Julio Argentino Roca, Albert Eisntein y el “Che” Guevara; y que también posee una conexión con el mismísimo Adolf Hitler y otros altos mandos del nazismo, según documentos del FBI e historiadores locales.

La pareja protagonista, interpretada por Oriana Sabatini y Victorio D’Alessandro, tiene sus limitaciones actorales en las primeras escenas, pero luego con el correr de los episodios, se consolidan poco a poco. Esto se nota especialmente en la joven actriz, en cuyos hombros recae casi todo el relato.

Por otro lado, es de destacar la actuación de Jorge Suárez como el padre de Amalia, y otros roles secundarios, que funcionan como los principales antagonistas de este romance entre un nazi y una judía.

La ambientación de época, especialmente los autos, el vestuario y el maquillaje y peinados, son otro punto fuerte que, junto a la agradable selección de locaciones, apuntalan esta ficción situada en plena Segunda Guerra Mundial.

Por otro lado, lo más flojo de esta puesta es su guión, el cual tiene tantos lugares comunes que el espectador anticipará la mayoría de las acciones de los personajes.

Estereotipos narrativos como la protagonista rica y caprichosa, la sirvienta resentida o la confusión inoportuna en la entrega de una carta, son algunos de los clichés que están en la mayoría de los dramas románticos de época, y esta miniserie argentina no es la excepción. Falla del guión o de la novela de origen, cuando lo veamos sentiremos que ya lo hemos visto en otro lado.

Sin embargo, y pese al drama predecible, esta producción está muy bien lograda. Por eso es importante destacar la realización de este tipo de proyectos –principalmente en este formato- que apuestan al drama y romance histórico, género poco habitual en el cine y la televisión argentina.

Lidia Coria

Twitter: @liXoria

Facebook: Cinéfilos a Bordo

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
al ritmo de salsa

Te Puede Interesar