NEURODATA

Síndrome de túnel carpiano: el dolor a flor de piel

Por el Dr. Franco Cárdenes (*) Neurocirujano
domingo, 2 de junio de 2019 · 04:00

Un guitarrista, una programadora y un oficinista se encuentran en una sala de espera. ¿Qué tienen en común? A simple vista poco, pero dejemos los prejuicios de lado y enfoquémonos en sus actividades. Todos utilizan las manos de manera intensa y prolongada para trabajar, adoptando posiciones poco naturales e incómodas: los tres sufren del síndrome de túnel carpiano.

Estas personas están experimentando una afección bastante común que puede manifestarse inicialmente como un dolor en la palma de la mano y en los dedos índice, mayor y anular. Es muy probable que hayan experimentado también entumecimiento y dolor después de levantarse de dormir. Incluso, si este cuadro lleva mucho tiempo sin ser tratado, tal vez sientan que están perdiendo progresivamente fuerza en sus manos, o incluso sufren hiperestesia -un incremento de la sensibilidad táctil tan extremo que el paciente puede sentir dolor simplemente al rozar la piel-.

 

¿Qué es el síndrome del túnel carpiano?

El síndrome de túnel carpiano surge de una compresión que se genera sobre el nervio mediano, un nervio que recorre la cara anterior del antebrazo, llega a la muñeca y finalmente se distribuye en los dedos. Y sí, como ya lo deben suponer, el nivel de compresión al que esté expuesto el nervio, determinará la gravedad del cuadro.

Pero volvamos nuevamente a nuestros tres pacientes. Sus actividades condensan claramente los dos factores principales que generan esta dolencia: el uso intensivo de los dedos y una posición antinatural de la muñeca. Diariamente interactuamos con distintos objetos que modifican nuestra postura sin que lo percibamos. Utilizamos la gran capacidad de adaptación de nuestros cuerpos para ser funcionales a nuestro entorno y eso tiene un costo demasiado alto. Todo en exceso nos hace daño y objetos inofensivos como el teclado de la computadora, el mouse o la guitarra pueden darnos más de un problema si pasamos varias horas al día en una posición poco conveniente. Por otro lado, los pacientes que padecen hipotiroidismo y diabetes deben saber que estas enfermedades pueden predisponer la aparición del síndrome del túnel carpiano debido a que favorecen el engrosamiento del ligamento anular generando presión sobre el nervio medio.

 

Los distintos tratamientos

Cuando consultemos a nuestro médico especialista, es probable que nos pida realizar una electromiografía, un estudio que determinará la conducción que tiene el nervio, es decir, cuán intensos son los impulsos eléctricos que lo recorren. Una vez realizado el diagnóstico, las opciones de tratamiento son variadas dependiendo de la gravedad del cuadro. Podemos comenzar con el uso de férula y medicación por vía oral en los casos leves, infiltración con corticoides en casos intermedios o tratamiento quirúrgico para liberar al nervio de la compresión en casos graves.

El tiempo en la medicina es valioso y determinar un diagnóstico es dar el primer paso para comenzar a mejorar. Recordemos que el síndrome de túnel carpiano no supone gravedad pero sí puede afectar a nuestra calidad de vida. Sacarnos ese dolor de encima nos abre las puertas a disfrutar plenamente de lo que hacemos. No hay motivación más fuerte que la posibilidad de sentirnos bien y sanos para poder disfrutar de nuestra familia y amigos. Vivamos plenamente.

 

(*) EL DOCTOR FRANCO CÁRDENES ES MÉDICO NEUROCIRUJANO (MP 2469 ME 1235) DEL HOSPITAL DE NIÑOS Y ATIENDE EN CONSULTORIO (PARA TODAS LAS EDADES) EN EL SANATORIO JUNÍN. POR CONSULTAS O RESERVA DE TURNOS, COMUNICARSE POR WHATSAPP AL 3834904888 / TEL: 3834457444 O DIRIGIRSE AL SANATORIO JUNÍN (JUNÍN 369) PLANTA BAJA

 

Otras Noticias