medios

Sie7e y Medio: periodismo con otro lenguaje

Semanalmente, a través de El Ancasti TV pueden verse informes con un enfoque social y una mirada crítica.
domingo, 12 de mayo de 2019 · 04:00

“La mejor noticia no es siempre la que se da primero, sino muchas veces la que se da mejor”, dijo Gabriel García Márquez, escritor y maestro de periodistas. En esta línea, desde hace tres meses, El Ancasti TV sumó un nuevo programa. Sie7te y Medio llegó, se posicionó y ya es una firma registrada, no solo entre colegas y medios sino también entre los consumidores de medios de comunicación, en sus distintas plataformas, y de redes sociales. Diego Varela, más conocido como “Carpincho”, se desempeña como jefe de Redacción de Diario El Ancasti, y Pablo Vera, jefe de la sección Policiales/Judiciales de este mismo matutino, son la cara visible. Entre charlas de redacción y café, analizan los temas a tratar y cómo realizar el mejor abordaje.

Ambos periodistas contaron que la idea es vincular hechos policiales e incorporar acontecimientos importantes para la opinión pública, con una mirada más social. “Así lo empezamos a desarrollar. El primer trabajo fue los abusos eclesiásticos, que coincidió con un acontecimiento que hubo esa semana: tenía que resolverse una incidencia en el caso Renato Rasguido. Este fue nuestro primer informe y luego fueron surgiendo las ideas para hacer los informes, con un cierre tipo editorial, con una línea con contexto social”, recordaron.

La idea original del programa era abordar sobre el tema de la semana, de ahí surge el nombre. “Carpincho” remarcó que “Siete y medio” es un juego de cartas, “pero aparte era ‘la semana y la yapa’”. Este concepto puede leerse aún en el muro del Facebook. “Tiene un valor agregado, con una visión interesante sobre hechos que aparecen aislados y que hay que darle un contexto”, agregó.

Por su parte, Pablo comentó que tras ese primer informe quedó mucho material afuera, que fue utilizado para un segundo trabajo. “Después nos fuimos manejando con los temas que surgen de la agenda y de los temas atemporales pero que siempre están vigentes. En el diario, a veces se pierden los temas aunque se hace el seguimiento pero, quizá, el lector no sigue el caso. En Sie7e y Medio se puede hacer un resumen de todos esos casos”, advirtió.

“Carpincho” y Pablo son periodistas que tienen trayectoria en el diario ‘en papel’ y trabajar en un formato audiovisual implicó un riesgo que quisieron asumir. El análisis de cada tema es un sello característico.

“Todo acontecimiento tiene contenido de diferentes facetas, depende de cómo se lo aborde. Hasta ahora, venimos trabajando con temas que están relacionados tradicionalmente con la sección policial o con una perspectiva policial pero tienen una faceta social y política importante. En cada entrega marcamos los déficits del Estado, cómo acciona el Estado en determinado momento, cómo se posicionan los diferentes sectores. El femicidio es un tema policial pero tiene un contenido social y político muy importante en la agenda”, consideró.

En cuanto al nuevo formato, reconocieron que es un desafío pensar en estos parámetros. “Nosotros vamos aprendiendo sobre la marcha… sobre todo la cuestión de la síntesis”, dijeron.

El jefe “Varela” indicó que se da un proceso al revés –a como se da en el formato en papel-. “Muchas veces, en el papel tenés que llenar un espacio y es necesario ‘estirar’ un texto, conseguir más datos de color y hacer una edición para llenar espacio”, detalló. Los informes de Sie7e y Medio tienen una duración de entre 10 y 15 minutos y se tiene que suprimir mucho y encontrar la síntesis. Eso se va aprendiendo con la edición, comentó. “El primer guión que hicimos era tremendamente largo y fuimos ‘mochando’ sobra la marcha. A partir de entonces, tenemos que tener en cuenta con qué imágenes contar, los testimonios, las imágenes en movimiento, las fotos y todo eso se va aprendiendo”, recalcó.

A futuro

Con 10 informes trabajados, Sie7e y Medio se posiciona como programa; las expectativas son altas y sus hacedores consideran que el producto está funcionando bien. Hasta el momento, se escuchan críticas muy buenas. Sin embargo, “Carpincho” y Pablo no se duermen en los laureles y admitieron que puede haber detalles de cuestiones técnicas, “de la impericia nuestra porque nunca antes hicimos esto, pero, en general, sobre el contenido, el tratamiento y el enfoque, las críticas recibidas fueron muy buenas; no tuvimos críticas malas”.

Además, enfatizando en la idea original, el propósito era efectuar una bajada de una opinión bien marcada acerca de determinado tema. Es decir, no es la mera difusión o recordatorio de un caso, dado que todos los hechos no se aíslan en el área policial. “Hay todo un contexto y una serie de factores sociales y económicos que tienen mucho que ver para que se presenten estas situaciones de femicidio o narcotráfico”, advirtieron.

Ante este desafío de realizar periodismo con un formato nuevo y un enfoque diferente, para Varela y Vera, Sie7e y Medio es todo un proceso de aprendizaje. A la vez, aunque el tema ‘sea viejo’, siempre aparece una nueva veta a explorar. “Para el segundo informe del caso Rasguido, surgió la denuncia de la madre del chico que ratificó el ofrecimiento de dinero para callarla y que la investigación no avanzara. Luego se publicó en las páginas del diario”, recordaron.

Manos a la obra

Cada tema se aborda luego de una charla, se analizan los casos más emblemáticos y se define un concepto. Ambos periodistas buscan material, los antecedentes y se averigua quién puede hablar con solvencia sobre cada tema en particular. En las primeras entregas, tuvieron vos especialistas en Psicología y abogados. Para “Carpincho” y Pablo, estos profesionales son fuentes que no suelen aparecer en el diario en papel y tener el protagonismo, reconocieron. “Este aporte con una voz distinta, resulta un aporte interesante”, contaron.

Completan a este equipo de trabajo Ariel Pacheco, en cámaras, y Mauricio Olivera, en la edición y locución. También cuentan con el apoyo de Martín Zalazar, el responsable de El Ancasti TV. “Es un trabajo a pulmón”, aseguraron.

En tiempos modernos, con el auge de las redes sociales, los nuevos dispositivos electrónico y, por ende, otras plataformas de trabajo, el periodismo se encuentra en los albores de una nueva etapa de transición. “Es como aprender otro lenguaje, otro idioma. Tenemos que movernos con otros códigos, que son diferentes a los de la gráfica, que es de donde venimos. En definitiva es lo que a mí siempre me gustó más. No sabía que me iba a gustar tanto. El estar tanto tiempo en la gráfica hace notar la necesitad de una capacidad de síntesis que uno no está acostumbrado por el día a día, en el diario en papel”, expresaron.

A la par, las redes sociales no pasan inadvertidas. Para los periodistas de Sie7e y Medio es necesario trabajar con otro tipo de lenguaje y saber qué palabras claves usar para captar la atención, los hashtag, y la importancia de la imagen. “En las redes sociales vemos la reacción de la gente que nos sigue; se enganchan mucho cuando ven una foto de nosotros trabajando o cuando difundimos el flyer del informe que se va a venir. Eso llama más la atención que cuando uno escribe un texto breve como adelanto. También es un aprendizaje todos los días. Las redes sociales son como un instrumento para la circulación del producto. Creo que el producto es bueno y pese a nuestra deficiencia en el uso de las redes sociales, está circulando bien –podríamos potenciarlo-. Está generando repercusiones, de está instalando y se está afianzando. Me gusta mucho y me atrae estar aprendiendo cosas nuevas y estar en movimiento. Estamos planteando asuntos que son importantes para la sociedad de Catamarca, más allá del posicionamiento que podamos tener, son asuntos que tal vez tienen un planteo esporádico y desaparecen de la agenda, como que queda ahí, pero está circulando. Hay muchos temas y hay gente que puede hablar con solvencia de lo que pasa en Catamarca. Nos parece interesante ampliar ese universo y dar una mirada de lo que está pasando”, reflexionaron.

El equipo

Periodistas: Diego “Carpincho” Varela y Pablo Vera.

Cámara: Ariel Pacheco.

Edición y locución: Mauricio Olivera.

Otras Noticias