cultura

Folklore y Amistad: el festival de la comunidad

El pasado 9 de febrero se volvió a vivir una fiesta que poco a poco se consolida como tradición.
domingo, 10 de marzo de 2019 · 09:51

El Festival del Folklore y la Amistad se ha convertido en una de las propuestas culturales más importantes que se desarrolla actualmente en el Valle Central catamarqueño. Se realiza cada año, en el segundo fin de semana del mes de febrero en el campo deportivo del Club Juventud Unida de La Falda, entidad organizadora del evento. El pasado 9 de febrero, ante un imponente marco de público que prácticamente desbordó esa cancha, se realizó X Edición de esta gran fiesta chacarera, donde por el escenario “Carlitos Brizuela”, desfilaron figuras como Emilio Morales, Los Viajeros, Ángel “Ficha” Acosta, Los Puebleros, Sangre Nueva, y la presentación de la reconocida banda cordobesa ‘Sabroso’ que con la exquisita voz de Wally (líder de la banda), recorrió por todos sus mejores éxitos, y el público (la mayoría familias enteras) disfrutaron del imponente show que el cantante ofreció.

Cabe señalar que, este festival faldeño que año a año va en crecimiento, se ha convertido en un clásico y en el más importante del Valle Central de Catamarca en época de verano, a lo que hay que agregar que es uno de los pocos festivales de estas características -si que no es el único- que no es organizado por una entidad estatal, sino por el esfuerzo de un grupo de trabajo que se esmera para que todo salga de la mejor manera posible, aunque destacaron que recibieron el apoyo de organismos oficiales y vecinos, dejando como saldo positivo además de posicionar a la localidad de La Falda desde lo cultural y turístico por la trascendencia que tiene el evento, un gran movimiento económico –sin precedentes- para los vecinos, ya que casi en todas las viviendas cercanas al predio (por lo menos en un kilómetro de extensión), instalaron playas de estacionamiento para autos, motos, y en los frentes de sus casas pusieron puestos de ventas de comida, o alquilaron espacios para ellos. Los artistas que provienen de otras provincias se alojan en hoteles de ese departamento y degustan las exquisiteces de las manos laboriosas de las mujeres chacareras.

Claro está que el club organizador, que obtuvo su ganancia con la entrada y la venta de comidas dentro del predio, ya realizó su balance y calificó el evento como positivo, y con lo recaudado adquirieron sillas, un equipo de audio y anunciaron la compra de un tractorcito para cortar el césped del predio donde juegan al fútbol todas las categorías. En la noche festivalera unas 50 personas que forman parte o son allegados al club trabajaron en la elaboración y venta de comidas, entre ellos sus dirigentes, socios, y los mismos jugadores de futbol.

De igual modo, los integrantes del club, indicaron que se hizo un esfuerzo enorme ya que para concretar un evento de tal envergadura tiene sus costos elevados y, por ende, sus riesgos.

 

La historia

Esta fiesta popular se concretó por primera vez en el año 1986, organizado por la comisión directiva del club de aquel entonces, en conjunto con Los Hermanos Cano, integrantes del grupo "Las Voces Simples", repitiéndose la segunda edición al año siguiente, y recién después de 26 años, volvió a concretarse por iniciativa de la nueva comisión directiva de la entidad, y del vecino Ariel Molina, un joven dirigente social, periodista y gestor cultural comprometido con el suelo que lo vio nacer y con la actividad cultural, logrando reeditar con éxito en el año 2013, la tercera edición del festival con una concurrencia de casi 2.000 personas.

En esa oportunidad, se realizó un homenaje a Carlitos Brizuela. Fue el momento más emotivo de aquella velada inaugural, cuando se produjo la interrupción de la actuación de los Cantores del Alba, para homenajear al líder de ese conjunto, quien recibió una plaqueta recordatoria, y la organización dio a conocer que de que allí en más, el escenario de ese festival llevará su nombre, hecho que produjo una gran emoción en Brizuela, y que hizo que el público se pusiera de pie y ovacionara al “ultimo cantor del Alba”.

De allí en adelante, este festival continuó realizándose con éxito, logrando en cada edición incrementar el número de asistentes, y siendo uno de los pocos festivales que se realizan en la provincia que es organizado por una ONG.

Ya en el año 2016, el festival fue declarado de interés departamental por la Municipalidad de Fray Mamerto Esquiú, de interés cultural por la Cámara de Senadores de la Provincia, contando con el apoyo de los organismos oficiales.

Sin dudas, la reedición de este festival, surge como una necesidad de un grupo de ciudadanos deseosos de que el nombre de La Falda se proyectara hacia los diversos estratos de la provincia, con el fin de promover el turismo e incentivar la economía de la zona, logrando una gran convocatoria en cada edición.

Es indudable que el Festival del Folklore y La Amistad, deberá perdurar para siempre porque se ha transformado en la expresión de un pueblo.

 

In memoriam

Carlos Brizuela falleció a los 67 años, el 29 de enero del 2015. Los inicios de la carrera musical de Brizuela datan de la década del '60 cuando integró Los de Catamarca, junto a Marcelo Amador, y más tarde formó parte del grupo Los Sembradores, junto a Marcos Ibáñez, Carlos Bazán y Milcíades Arancibia.

En 1974 integró el mítico conjunto salteño Los Nocheros de Anta, donde su camino comenzó a hacerse internacional, aunque fue con Los Cantores del Alba, al que ingresó en 1982 en reemplazo de Cabana Flores, en donde obtuvo un reconocimiento más vasto. Como integrante de la formación que desde 1959 encabezaron Tomás "Tutú" Campos y Gilberto Vaca llegó a actuar en escenarios de Estados Unidos y hasta en el exclusivo cabaret Lido de París.

Tras la muerte del fundador del grupo, "Tutú” Campos, y luego de años de disputa judicial, Brizuela fue reconocido como el único dueño del nombre Los Cantores del Alba. En 2009, Brizuela recibió el reconocimiento del Senado provincial y se le otorgó una pensión al mérito artístico que también mereció entonces Carlos Bazán, ex-Trío San Javier.

Carlos Brizuela integró Los Cantores del Alba al retirarse del grupo Hugo Cabana Flores, quien había reemplazado a Javier Pantaleón, fallecido en un accidente automovilístico en 1978. En los '90, los integrantes del grupo mantuvieron una disputa legal por el nombre del conjunto. La justicia resolvió el destino de los nombres: "Los Cantores del Alba" para Tomás Campos y "Los Cantores del Alba hoy" para Julio Argañaraz. En 2001, al fallecer Campos el grupo se disgregó y surgieron otras formaciones con el mismo nombre. Pero el de "Los Cantores del Alba" pertenecía legalmente a Carlos Brizuela.

 

Texto: Colaboración de Oscar Hugo Alaniz

Otras Noticias