historia

El patriota desconocido

Coronel Fermín Aguirre
domingo, 02 de septiembre de 2018 · 08:48

La necesidad de conocer la historia de nuestro pueblo, Tinogasta, lleva a que las investigaciones realizadas, sean en distintas direcciones, tratando de poner valor las acciones de hombres y mujeres que dieron su vida en aras de la construcción de nuestra patria. La aparición de retazos de historias que aún no son conocidas pero que tales nos indican, a medida que van siendo investigadas, que los hombres de estas tierras, estuvieron a la altura que las circunstancias históricas demandaban, y además luchando con fuerza y convencido de sus ideales, defendiendo en cada encuentro, no solo sus vidas, sino la vida de la patria que se estaba formando y cada uno defendía tratando de imprimirle sus puntos de vistas.


Tanto unitarios como federales tenían en sus filas hombres de valía, hombres de lucha, hombres convencidos de la libertad y cada uno con sus ideales y formas de lucha. De modo tal que en esta confrontación, en la lucha de ideales, ambos lograron algo, con su lucha los unitarios, permitieron que se instale un gobierno central fuerte capaz de evitar el desmembramiento de la nación.
Mientras que los federales, con esa misma fuerza, consiguieron que las provincias argentinas conserven su autonomía y se dicten sus propias constituciones.
Entre esos hombres de la historia, esos hombres patriotas, que lucharon para conformación de la argentinidad, para la conformación de la Patria y la sanción de la Constitución Nacional, se encuentra el coronel Fermín Aguirre.


El 14 de junio de 1831, en el campo que rodea a la olvidada localidad de Río Colorado, allí nomas, frente a Salado, apenas pasando el río, en el departamento de Tinogasta, provincia de Catamarca, se desató una contienda entre Unitarios encabezados por el coronel Fermín Aguirre y Federales al mando de Felipe Figueroa, que hizo temblar el suelo por la ferocidad con la que se peleaba, el silencio habitual fue roto cuando en ambos bandos se escuchó el grito de ¡A la carga!, voz que ordenaba el ataque y de inmediato se producía el enfrentamiento, nada de disparos, nada de armas de fuego, solo sables y bayonetas se cruzaban. De vez en cuando rompía el monótono resonar se esas armas, un quejido, un grito o una lastimera despedida de alguien que moría. Soldados anónimos luchaban por sus ideales, trataban sin saberlo, de darle forma definitiva a esta patria.
Y en medio de esa cruel batalla, el coronel Fermín Aguirre cae prisionero y es ejecutado de inmediato, de espaldas contra un añoso algarrobo. Es fusilado sin miramientos, así era ese tiempo, así la confrontación, así el castigo a los adversarios. 


La noticia corrió rápidamente, el coronel patriota había muerto, aquel militar tinogasteño que estuvo en cada lugar que la patria lo requería, conocido como el guerrero de la independencia de América.
En represalia, por el fusilamiento del coronel Aguirre, el gobernador de Catamarca, Miguel Díaz de la Peña, hizo fusilar a Ezequiel Figueroa.


En sus años mozos, el coronel Aguirre se dedicaba al laboreo de sus tierra en El Barrial, allí, en el hoy conocido como barrio Los Valdez, al sur de la ciudad de Tinogasta, pero siempre atento y en contacto con los acontecimientos de su tierra, y poco a poco se fue preparando para defenderla, pues consideraba que los hijos de este suelo, no podían permanecer ajenos a los acontecimientos de la revolución que daría como resultado, nada más ni nada menos que a la Patria misma.
Cuando llegó el momento se decidió, abrazó la causa Unitaria, junto a Lavalle, el General Paz, y a nivel local se unió a Mota Botello, a Díaz de la Peña y Avellaneda y Tula, entre otros. Se puso a las órdenes del General José María Paz, quien por la destacada actuación de Aguirre en las batallas de La Tablada y Oncativo, (estas dos batallas y los triunfos unitarios, originaron la erección de La Pirámide en la Plaza 25 de Mayo de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, que en su base tenía la nómina de todos los combatientes, fue demolida en 1915, cuando el Gobernador Ramón Clero Ahumada colocó el monumento al General San Martin), lo confirmó con el rango de coronel.
La carrera militar del coronel Fermín Aguirre, o al menos la que se pudo rescatar, es la que sigue, teniendo en cuenta que por ese tiempo, el grado militar lo otorgaba ya sea el jefe militar del Ejército o en su defecto el gobernador.

 

Carrera


•    En el año 1810, se incorporó al Ejército de Norte, con el grado de Teniente 1° de Cazadores, al servicio del General Manuel Dorrego, gran guerrero de la Independencia.
•    Después, y por sus buenas actuaciones, fue ascendido a Ayudante Mayor del 1° Escuadrón del Regimiento de Caballería Ligera en el mismo Ejercito del Norte.
•    En el Ejercito del Norte y al lado del General Manuel Belgrano, participó en las Batallas de Salta y Tucumán, resultando triunfadores.
•    También estuvo presente en las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma, derrotas que las consideraba un desastre.
•    Después de la Batalla de Ayohuma estuvo prisionero en El Callao y posteriormente canjeado por otros prisioneros de las otras fuerzas participantes en las contiendas, las Fuerzas Realistas.
•    En el año 1814, conoce al general San Martín del cual se convierte en uno de los soldados de confianza.
•    También conoció al sargento Cabral, aquel valiente militar que diera su vida para salvar al general José de San Martín.
•    Tanta confianza tenía el General San Martín en el coronel Aguirre, que este era el encargado de transportar correspondencia, propaganda escrita, pliegos y toda clase de noticias hacia el Alto Perú, tarea que era considerada de alto riesgo pues por este trabajo, la cabeza del coronel Aguirre tenía precio para los enemigos de los ideales que defendía. 
•    En el año 1815 fue designado subteniente del Batallón de Cazadores.
•    En este mismo Batallón de Cazadores, posteriormente fue ascendido a Teniente 2|°, por el General José Rondeau, que era el jefe del Ejército. 
•    En el año 1817, fue nombrado Ayudante Mayor de las Milicias de Catamarca, en el 1° Escuadrón del Regimiento 2° de Caballería Ligera.
•    Cuando el general Manuel Belgrano regresa como Jefe del Ejército del Norte, el Coronel Fermín Aguirre, es nombrado Jefe de las Milicias del Oeste de Catamarca.
•    Luego de organizar estas Milicias, el general Manuel Belgrano las incorporó al Ejercito del Norte, el Ejercito Patriota.
•    Recibió distintas distinciones de cada uno de los jefes que lo han tenido como soldado de la Patria. Hasta que en la Batalla de Río Colorado, aquel negro día 14 de junio de 1831, fuese apresado y luego fusilado.


Es sin duda el coronel Fermín Aguirre, un patriota, un patriota aún no reconocido como corresponde, pues su historia permanece en algún archivo personal, a la espera que se publicite como corresponde.
Inclusive hay constancia que en ese mismo archivo personal, de la familia Olivera Aguirre, existiría un cuadro con la figura del Coronel Aguirre, que aparecería arrodillado delante de las Virgen de Las Angustias que sostiene en su regazo y con los brazos maternales al hijo amado, a Jesús muerto, recién bajado de la Cruz como, Piedad de Miguel Ángel. 
Al pie de estas imágenes, antigua pintura, se podría leer: “Se pintó a devoción del ciudadano Fermín Aguirre, en El Cuzco, año 1814 y se lo concedieron por Monseñor Moro, arzobispo de Charcas”.
 

Otras Noticias