salud

Cómo empoderarnos

domingo, 05 de agosto de 2018 · 04:00

En el mundo hay mucha gente que no vive feliz porque piensa y siente que nunca tiene lo suficiente. ¿Conocés a alguien a quien siempre le falta algo? El hecho es que siempre nos va a faltar algo porque somos seres deseantes, deseamos algo para luego desear otra cosa, eso es la inteligencia motivacional, siempre querer ir por más disfrutando lo que logramos pero siempre queriendo avanzar. Sin embargo, necesitamos saber que no son las cosas de afuera las que nos empoderan, es decir, las que nos brindan las sensación de que tenemos poder (capacidad) y podemos enfrentar cualquier situación. 


Muchos expresan: “Cuando me compre el coche, me voy a sentir más feliz”; o: “Cuando tenga ropa buena, me voy a sentir más atractiva” Cuando tenga… pero el poder no está afuera sino dentro de nosotros. Somos empoderados o capacitados de adentro hacia afuera y no al revés. ¿Por qué hay tantas personas que logran algo (un empleo, una pareja, un bien material) y tiempo después lo pierden? Según mi amigo, el Dr. Kusnetzoff, porque cuando logran algo, creen que llegaron a la cima. 
Cuando creemos que llegamos a la meta y ya no hay nada más por obtener, nos relajamos y podemos perder lo que conseguimos. Por eso, haríamos bien en recordar que nunca vamos a llegar a todo, siempre nos va a faltar algo. Estamos en camino… hasta nuestro último día en este mundo. Lo ideal es desarrollar mentalidad de que “algo nos falta” para jamás dejar de avanzar.
¿Cómo podemos ser empoderados? Comparto dos ideas prácticas:

 

1- Siendo precisos


Un líder estadounidense explica que para tener poder y empoderar al otro, tenemos que ser precisos en nuestra manera de hablar. Cuando uno dice que hay que amarse o que hay que trabajar, es algo abstracto. Pero cuando uno dice: “Tomá el lápiz que está sobre mi escritorio y colocalo sobre la silla”, la otra persona cuenta con más poder porque recibió una indicación específica. Los padres debemos hablarles específico a nuestros hijos para que sepan qué esperamos de ellos. Frases como: “ponele ganas, vamos con todo o lo vamos a lograr” son abstractas. Pero cuanto más precisa es la idea, más capacidad soltará la persona que las escucha (y la que la suelta) y menos resistencia habrá. 

 

2- Diciendo lo siento


Otra manera de ser empoderados es diciendo: “Lo siento”. Cuando damos una excusa (“Llegué tarde porque había mucho tránsito”), permitimos que el otro tenga poder sobre nosotros. El otro es el juez que va a evaluar si esa explicación es buena o no. La mayoría de la gente se excusa. Dicha explicación podrá ser válida pero coloca al otro en una posición de tener que evaluarnos. En cambio, si frente a un error, decimos: “Lo siento”, el poder lo tenemos nosotros y estamos transmitiendo el mensaje de que reconocimos la equivocación y pueden confiar en nosotros hacia adelante porque lo vamos a subsanar. Tal es el poder del reconocimiento. 


Para empoderarnos jamás tenemos que llegar porque, el día que pensemos que llegamos, perderemos. Lo ideal es esforzarnos para seguir creciendo en todas las áreas de nuestra vida y que siempre vayamos por más y mejor.
 

Otras Noticias