“MARATÓNICA” JORNADA DE ROCK

Belén infla su pulmón metalero

domingo, 23 de diciembre de 2018 · 04:00

La vigésima será la más espectacular edición del Belicho Metal. Abrirá el 5 de enero con Ricardo Iorio, el ícono de este género del rock, confirmado.

Las instalaciones de club Tiro Federal reunirán a las bandas más importantes del metal pesado argentino. Como sucede desde 2003, los organizadores del ya clásico festival de este género musical anuncian una cartelera brillante. La presencia del ex Almafuerte, V8 y Hermética Ricardo Iorio –hoy solista, figura indiscutida del planeta metalero- más una interminable nómina de exponentes provenientes de varias provincias argentinas, configura una grilla imperdible.


La apertura del espectáculo está prevista a las 4 de la tarde y se desarrollará “hasta que las velas ardan” en el escenario que se montará en el club. Iván Chaile, uno de los miembros de la organización, adelanta que “cada banda tendrá un stage de 30 minutos” para realizar su despliegue en el Tiro Federal, como eslabones de una seguidilla infernal.


Previamente, la llegada de colectivos abigarrados de músicos, cantantes y fans en épica simbiosis luego de recorrer –en algunos casos- más de medio país, le agrega un componente necesario a un género caracterizado por hacer oír su voz rebelde y creativa. Y pone en juego historias de vida por una música sagrada apuntalada con el sentimiento más profundo.


“Este es el encuentro metalero más importante del NOA; a lo largo de tantos años que llevamos organizándolo podemos decir que han venido todos (los metaleros del país) hasta Belén”, apunta con orgullo Chaile, uno de los diez amigos de “Otra Salida Producciones”. Este grupo se ha encargado de auto-gestionar, desde hace 18 años y casi ininterrumpidamente, un festival que convoca a la feligresía metalera argentina. “La nuestra es una música con mensaje, eso mismo es el género musical”, define a este evento que apoyado en una fuerza emprendedora generalmente solitaria y “ninguneada”, desde hace mucho tiempo suma turismo y cultura alternativa a un destino emergente como el belicho.


El Belicho Metal vuelve mejor que nunca después del obligado paréntesis del verano pasado, en que la crisis económica lo silenció todo. Vuelve, siempre a pulmón, pero vuelve. Queriendo reavivar el brillo logrado en ediciones como las de 2016 o la de 2006, con 1.500 fanáticos disfrutando a pleno sin problemas que atender. O apelando a la solidaridad, como en algunas ediciones del festival que pusieron de manifiesto el hermanamiento de las almas metaleras con los que menos tienen.


Una vez más, se infla el pecho del Belicho Metal. Con la acostumbrada logística y el despliegue característico de un rock siempre vigente, vibrarán entre los cerros de la Cuna del Poncho los ritmos potentes de esas guitarras distorsionadas. Será el sábado 5 de enero, al compás de baterías de doble pedal y de bajos pronunciados adrede. Con el mensaje alternativo que no calla nunca. Y el espectáculo de las cabezas con largas cabelleras –la típica imagen- moviéndose juntas al frenético ritmo de lo que suene.

Cartelera


Son dieciocho las bandas que integran la programación de esta edición. Además de Iorio, también Mecánica, Plegarias, Larsson, Serpentor, Comando 601, Daestyne, Ruinas, Neverland, Saijas, Triple 6 y bordo War, entre otras bandas rockeras harán vibrar la atmósfera en el Far West.


El evento no tiene fines de lucro y hace, desde hace dos décadas, innegables aportes al turismo de la zona en temporada estival, abriendo además un espacio cultural alternativo a lo “establecido” como música de referencia.


Según recuerdan detrás de las escenografías, el primer “Belicho Metal”, organizado en 2003 “fue un éxito inmediato, aunque no comercial sino cultural y social, obligando a los organizadores a planificar durante el año las siguientes ediciones”. Fue, de alguna manera, el precursor en la provincia de los otros festivales de rock. “Fue creciendo de boca en boca y la repercusión fue cada vez mayor. En otras localidades se extendió la fiebre de los festivales de rock: el Gigante Rock en Tinogasta, el Cabrito Rock en Recreo, el Fuerte Rock en Andalgalá, el Rockavil en Santa María e incluso el Belén Rock (2008)”.


En la historia de este festival, se tiene como un hito la presentación de Rata Blanca de 2007, “que puso la vara muy alta” para las siguientes ediciones. Por eso, al año siguiente suben hasta Belén Carajo, Horcas y Karma Sudaca, y en 2010 regresa Rata Blanca para celebrar un aniversario de su obra más aclamada” Magos, espadas y rosas”.


Entre 2010 y 2015 el Belicho Metal “se optimiza la producción en todo sentido, con mejoras en la iluminación, sonido, puesta en escena, visual, pre y postproducción, imagen, y merchandising”. Es así que luego sube al escenario la taquillera Almafuerte, llevando consigo fans de Buenos Aires, Córdoba y de todo el Noroeste. La edición pasada marcó el regreso de Carajo, la banda consagrada en el continente,
Sin embargo, este año el festival prepara su edición más espectacular, con Iorio como figura, prepara la cartelera más ambiciosa de su ya rica historia.
 

Otras Noticias