nota de tapa

¿Pedaleamos?

Promover la bici como una solución al transporte urbano. Esa es la iniciativa que propone el Ing. Industrial Vicente Rigalt. Tendencias en movilidad, infraestructura y beneficios de un medio de transporte que exige un cambio de estilo de vida.
domingo, 02 de diciembre de 2018 · 04:19

Vicente Rigalt nació en España, pero se define como “catamarqueño de corazón”. En 2016 finalizó sus estudios de Ingeniería Industrial en la Universidad Tecnológica Nacional-UTN de Córdoba, y como trabajo de tesis desarrolló un emprendimiento que se basa en la construcción de una bicicleta plegable de rodado pequeño.

“Lo que más disfruto es trabajar con otras personas en proyectos que tengan impacto positivo en el medio ambiente y en la sociedad”, sostiene, lo cual coincide plenamente con el espíritu de su proyecto.

“Nómada Folding Bikes” es el nombre de este emprendimiento que ha recibido una inversión de fondos nacionales a través de Capital Semilla.

 

Inicios

Vicente cuenta que vivió un tiempo en Europa, donde conoció el verdadero valor de la bicicleta como transporte urbano, y cuando volvió a Argentina resolvió usar ese medio para transportarse, sobre todo por su impacto positivo en el ambiente.

Así fue que, junto a su compañero de la universidad, Agustín Pintado, decidieron realizar su tesis de grado basada en una bici plegable, y tomaron como modelo un diseño inglés.

“Fue un año de trabajo en el que encuestamos a más de 500 personas para conocer por qué en Argentina se usaba tan poco la bicicleta –cuenta sobre el proyecto – y consistió en desarrollar un emprendimiento con una bicicleta plegable, en ese tiempo con la ayuda de nuestros padres porque es una bicicleta un poco cara. Lo que hicimos fue desarmarla completamente, hacer el estudio de cada una de las piezas, y ver la viabilidad económica, financiera y cultural para conocer el riesgo que implicaba invertir y tener mercado para poder comercializarla”.

En síntesis, comenta que “la idea del emprendimiento es brindar un solución al transporte. Esta bicicleta usa el concepto de transporte multimodal, que me permite plegarla a un tamaño muy cómodo para poder ser transportado. En mi caso, cada vez que viajo me muevo con mi bicicleta, eso me da independencia y tiempo”.

En este sentido, señala que el proyecto fue incubado en el Vivero Metalúrgico de la CIMCC (Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba), “nos dieron y nos dan una mano enorme con capacitaciones y asistencia a emprendedores”, resalta.

 

Tendencia en transporte

Actualmente, en las grandes ciudades de nuestro país el uso de la bicicleta, las patinetas, las bicis eléctricas es cada vez más frecuente entre los habitantes, creando una nueva tendencia en materia de transporte urbano.

Sin embargo… ¿Esa tendencia puede llegar a nuestra provincia? Vicente responde: “Es un cambio cultural muy grande. En la actualidad queremos que todo sea lo más cómodo posible y ahí entran en juego cuestiones con respecto al uso de los recursos. Por eso creo que va a llevar un tiempo, y las nuevas generaciones son las que tienen que elegir esta forma –y añade–. La idea es que esa tendencia llegue a Catamarca, es el trabajo que estoy haciendo personalmente y dentro de varias organizaciones, de promover el uso de la bicicleta como medio de transporte. Las bicis son transversales a clases sociales, formación académica, edades, etc., y la idea es que seamos más conscientes en la forma de movernos, recuperar la vía pública que está pensada para los automotores”.

Además de enfrentar el desafío de recuperar la vía pública, también reconoce que otro problema son los prejuicios sociales, ya que generalmente se asocia la bicicleta con el escaso poder adquisitivo mientras que el automóvil simboliza un status socio-económico más alto. “Eso sucede aquí y en muchos lados. No estoy en contra del vehículo particular, sino en contra del uso irracional. Por eso la idea es combinar y sacar lo mejor de dos mundos: del vehículo particular y la bicicleta”.

En este sentido, comenta que “en ciudades de avanzada como Copenhague o Ámsterdam están planificando no tener vehículos de combustión interna para el año 2025, eso marca una tendencia y ojalá llegue acá. Además, he notado que cada vez que sube la nafta, veo más ciclistas en las calles, y son personas que antes no usaban la bicicleta”.

 

De ciclovías y bicisendas

“Cuando no hay dinero para destinar y hacer una ciclovía como corresponde, lo que se suele hacer son las bicisendas, en donde el automovilista comparte la calle con los ciclistas. Eso requiere respeto y educación, como por ejemplo, el sobrepaso por ley necesita un metro y medio desde la distancia del ciclista hasta el vehículo para poder pasar, y generalmente eso no se respeta”, manifiesta sobre el peligro que representa que los vehículos (sobre todo los de gran porte) sobrepasen las bicicletas a corta distancia, desestabilizando a los ciclistas.

Pero también reconoce que la responsabilidad y la modificación de malos hábitos debe generarse en las dos partes: automovilistas y ciclistas. En este sentido, señala que hace casi ocho años que usa la bicicleta como su principal medio de transporte: “Nunca tuve un accidente, la bici mecánicamente está perfecta y uso casco. Además uno tiene que ir atento, no usar el teléfono ni los auriculares. Es importante generar esa conciencia”.

Por otro lado, también destaca la importancia de la iluminación y la clase de arbolado que debe acompañar la realización de estas obras.

 

La movilidad en Catamarca

Con respecto a la movilidad en la ciudad de Catamarca, Vicente hace hincapié en su aspecto geográfico: “Catamarca es muy extensa, de Fray Mamerto Esquiú, pasando por el centro y hasta la parte alta que es Avenida Ocampo la geografía varía bastante, más llegando al centro porque estamos en un valle y tenemos muchas subidas. Entonces la mejor opción en cuanto a la movilidad es el transporte público si fuera eficiente, una bicicleta con cambios por las subidas y bajadas, o sino también están las bicicletas eléctricas, que por el momento tienen un costo elevado que está por encima de los treinta y cinco mil pesos. Es una decisión: cambio el auto, me compro una bici, y la verdad es una forma de vida, uno lo tiene que vivir de ese lado”.

 

¡A pedalear!

Una forma de vida, una decisión que rompe con el prejuicio social y beneficia al medio ambiente. Vicente lo tiene claro y recomienda que si queremos comenzar a pedalear primero tenemos que evaluar nuestras necesidades. “Si uno busca una bici para ir a trabajar no necesita una mountain bike. Puede conseguir una bicicleta usada que tiene tirada en el fondo de su casa, la mayoría de las personas tenemos una bici en ese estado y ponerla en condiciones puede salir entre dos o tres mil pesos. Por ahí la gente compra una bici, la usa dos o tres veces y queda archivada, por eso es recomendable arrancar con algo que uno ya tiene”.

La otra pata es modificar los malos hábitos… “Eso de ir a comprar pan a tres cuadras en auto es muy de aquí –e ríe– Son cosas que tenemos que cambiar. Estoy estudiando sobre el cambio climático y tiene que venir de todos lados: empresas, gobierno y a nivel individual, todo suma ya que estamos en un punto de inflexión donde tenemos que hacer un cambio radical”.

Y frente a esta realidad resalta que el auto tiene que ser usado en forma eficiente, “estoy en contra de un auto - una persona, por ejemplo, el ‘carpooling’ nos lleva a organizarnos y a sociabilizar, esto de compartir que se ha perdido un poco en nuestra sociedad”.

Antes de finalizar, Vicente le comenta a Revista Express que forma parte de Kausay Ciclismo Social, “una organización que se dedica a reciclar bicicletas y entregarlas a niñas y niños de barrios marginales que todavía no pudieron tener la suya”.

La organización, que nació hace poco en nuestra provincia, tiene como objetivo ejecutar y exponer el valor de la bicicleta en toda su dimensión, buscando generar una transformación socio-cultural orientada a reciclar, compartir, incluir y educar a través de tres líneas de acción: Social, Urbana y Deportiva.

Además, Kausay forma parte de ABI (Argentina en Bici), una red nacional que nuclea a 37 organizaciones que fomentan el uso de la bicicleta a nivel nacional, y que organiza el FAB (Foro Argentino de la Bicicleta) que este año se desarrolló en La Pampa, y que en 2019 tendrá su tercera edición en Salta.

Sea en una bici recuperada del fondo de tu casa, una plegable o una eléctrica, el espíritu detrás de esta forma de transporte es empezar a movernos sin agotar los recursos ni dañar el medio ambiente, y en ese camino aprender y educar que una convivencia vial es posible.

 

Sobre Vicente Rigalt

Integra la Comisión directiva ABi ​(Argentina en Bici) - período 2017/2018.

Es Director del Área Urbana en Kausay, asociación civil que fomenta el uso de la bicicleta como herramienta de transformación social y ambiental.

Fue participante y expositor en el evento internacional “Bike Bike” en Los Ángeles, California, EE.UU.

(Septiembre 2018).

Asociado destacado del año 2018 y 2016 por la Asociación Argentina de Estudiantes de Ing. Industrial (Santa Fe 2018 y San Rafael 2016).

Uno de los 300 líderes verdes seleccionados en la Segunda Cumbre de Economía Verde con la participación de Barack Obama e importantes disertantes de nivel mundial (Fundación Advanced Leadership- Gob. de Córdoba, 2017).

Ganador del concurso “MiC”, mini conferencias, donde en el marco del XIII Congreso Argentino de Estudiantes de Ing. Industrial -CAEII Mar Del Plata 2015- expuso frente a 500 personas su tesis de grado: “Nómada Folding Bikes” (Agosto 2015).

 

Contacto

Mail: vicenrigalt@gmail.com

Cel: 3512031171

 

Texto: Lidia Coria

Fotos: Ariel Pacheco

Otras Noticias