cultura

Enamorada de Fiambalá

La actriz, que se encuentra grabando la película “Ventana Blanca”, afirmó estar “encantada” con el lugar.
domingo, 02 de diciembre de 2018 · 04:00

La película de Martín Jáuregui se está rodando en Fiambalá y cuenta con un staff de

importantes artistas nacionales y locales. Emilia Attias, la protagonista de la historia, habló sobre el lugar y la experiencia de convivir con la gente de allí.

“Quiero agradecerles a todos, porque la gente de Fiambalá es hermosa, muy humana y nos han ayudado mucho a que las cosas salgan bien, tanto para el proyecto de la peli y fuera de la película”, aseveró Attias. Además, comentó se trata de un “lugar maravilloso”. “No sé la dimensión que tienen de eso, pero, estas montañas, que rodean el lugar, la vista y la sensación más poderosa y natural de los lugares de Argentina o de lo que yo he recorrido por lo menos”, expresó la actriz.

Por otra parte, afirmó que disfruta “muchísimo” de levantarse rodeada de naturaleza, ver la “inmensidad” abierta. “Ver estos cielos puros, cielos estrellados como nunca vi a la noche y estas montañas bañadas por el sol que veo todas las mañanas es algo hermoso que estoy disfrutando muchísimo”, aseveró. Además, Attias elogió las termas, sobre las que señaló que proporcionan “vida al lugar”. “Las aguas te curan, te relajan, es un plus para los que viven aquí”, indicó.

Sobre el rodado de la película, sostuvo que está saliendo mejor de lo que esperaba. “La verdad es que los marcos de los lugares que hay en Fiambalá y alrededores es poético realmente y levanta mucho la historia, intervienen mucho en la historia, ya que mi personaje es una actriz muy famosa de la ciudad que se cansa poco de la parte superficial que tiene la carrera y esta cosa atolondrada del ritmo urbano y del ritmo de una carrera vertiginosa y frenética. Por eso decidió venir a un lugar así”, relató la actriz.

Es por eso, que subraya que la relevancia que tiene la escenografía que brinda el lugar para el desarrollo de la historia, ya que la protagonista busca escaparse de la ciudad. “Está medio sin rumbo y termina conectando con este lugar en donde decide sumergirse en este tiempo, este espacio y esta gente. Se va empapando de la simpleza que tiene la gente del lugar, de la manera de ver la vida y va encontrando respuestas a ese vacío existencial que de repente le surgió en su vida y va llenándose de sentido, de rumbo nuevamente”, indicó.

Finalmente, resaltó que se trata de un lugar “purificador, le marca un norte nuevo a la protagonista”. “A mí como actriz me ha ayudado muchísimo porque el lugar creo que tiene ese peso natural, así que yo lo disfruto muchísimo”, dijo.

Otras Noticias